viernes, 14 de mayo de 2010

La Cumbre de UNASUR

Alan Fairlie Reinoso (especial para ARGENPRESS.info)

El 4 de mayo, se celebró en Argentina una cumbre extraordinaria de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR). Ratificando la importancia que se le otorga a los foros regionales de integración, el Presidente del Perú estuvo ausente.

Independientemente de los acuerdos que se ratifican, convalidando lo desarrollado por diferentes grupos de trabajo, siempre es una oportunidad fundamental para que un país presente su posición y propuestas, y establezca coordinaciones de asuntos de Estado al más alto nivel con los colegas que asisten a dichos encuentros. Nos parece particularmente grave la ausencia del presidente, en una coyuntura en la cual tenemos la Presidencia Pro-Témpore de la Comunidad Andina.

En el punto 3 de la Declaración, se enfatiza la necesidad de coherencia en el proceso de consolidación institucional, y se ha encargado a los Cancilleres elaborar una propuesta para fortalecer la arquitectura institucional de la UNASUR. Esto supone no solo el establecimiento de criterios de convergencia de diferentes mecanismos y procesos de integración existentes, sino la creación de una institucionalidad que impulse decididamente el proceso.

Hay varios puntos en la Declaración que hacen referencia al fomento de la confianza y de la seguridad, que buscan el fortalecimiento de Sudamérica como una zona de paz (punto 6), como el caso del grupo de trabajo del Consejo de Defensa Sudamericano encargado de elaborar un protocolo de paz, seguridad y cooperación en la UNASUR. Considerando los problemas limítrofes pendientes y el proceso que se sigue en La Haya, parece de la mayor importancia tener presencia al máximo nivel en estos foros y en la promoción de mecanismos como los que se mencionan. Al respecto, se mantiene desinformado al pueblo peruano, sobre los términos de la protesta chilena frente al fallo del Tribunal Constitucional sobre la constitucionalidad del TLC con Chile, y la respuesta que se ha dado por vía diplomática.

Otro tema fundamental es el de energía (punto 8 de la Declaración), sobre el que se aprobó los Lineamientos de la Estrategia Energética Sudamericana, el Plan de Acción para la Integración Energética Regional y de la estructura del Tratado Energético Sudamericano (que se busca completar en un año). Mientras todos los países (de diferentes orientaciones) buscan preservar su soberanía energética, el gobierno peruano decide entregar el gas al exterior y no profundizar el desarrollo de la matriz energética nacional, la masificación del recurso y el desarrollo del sur del Perú.

También se saluda el impulso del Consejo de Salud Sudamericano (punto 9), el Consejo de Infraestructura y Planeamiento (punto 10), el Consejo Sudamericano de Desarrollo Social (punto 11), el Consejo de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología e Innovación, que ha recibido el encargo de la certificación de la calidad de la educación universitaria entre los países de la UNASUR (punto 12).

Asimismo, se pondera el esfuerzo del grupo de trabajo sobre Integración Financiera. Esto es particularmente relevante en el contexto de crisis internacional que se vive, y la necesidad de buscar mecanismos financieros alternativos al interior de nuestra región, no solo para enfrentarla, sino para atenuar nuestra vulnerabilidad futura. Eso tampoco parece tener prioridad en el Perú, donde se asume que la crisis ya terminó y repitiendo el error con el ministro Valdivieso, se vuelve a implementar un mecanismo de ajuste fiscal, con resultados que lamentaremos.

Se abordaron también dos temas centrales de la agenda internacional: migraciones y cambio climático. Se instruyó a iniciar el proceso de relanzamiento de la Conferencia Sudamericana de Migraciones y se saludan las diferentes iniciativas de los países de UNASUR encaminadas a abrir espacios de debate y acciones sobre el cambio climático como el Diálogo ALC-UE, llevado a cabo en abril del presente año en Lima.

Se puede tener mayor o menor escepticismo sobre las cumbres y los procesos de integración sudamericana. Pero, el Perú debe darle prioridad máxima a esos espacios tomando en cuenta la coyuntura internacional, y los difíciles tiempos vecinales que se aproximan.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.