miércoles, 26 de mayo de 2010

"Los no punibles deben cumplirse"

Sandra Chaher (ARTEMISA)

Desde fines del 2009, el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable -la instancia máxima para lograr los objetivos de acceso de mujeres y varones a sus derechos sexuales y reproductivos- está a cargo de Paula Ferro. La funcionaria, proveniente de la provincia de Buenos Aires, se compromete a revalorizar el Programa, garantizar el abastecimiento de anticonceptivos, y afirma que los abortos no punibles deben cumplirse.

A fines del 2009 Paula Ferro se hizo cargo de un área sensible para los temas de género: el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, dependiente del Ministerio de Salud de La Nación.

En los últimos años el Programa enfrentó problemas diversos: dificultades en la llegada de métodos anticonceptivos a varias provincias, índices extremadamente altos de mortalidad de mujeres gestantes (conocida como mortalidad materna) para la región, y dificultades en la concreción de ligaduras tubarias y vasectomías, entre otros.

Ferro llega desde la Dirección de Políticas de Género del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires con el objetivo de resolver los temas urgentes y, si es posible, ampliar la mirada sobre los derechos sexuales y reproductivos más allá de las contingencias.

- La percepción externa del Programa es que está débil. En los últimos años hubo problemas de abastecimiento de anticonceptivos y tampoco hubo políticas fuertes en las otras áreas que abarca. ¿Qué objetivos tiene su gestión?

Lo más inmediato es el abastecimiento de anticonceptivos. Ya a fines del 2009 concretamos una compra que creemos que será suficiente para todo el 2010.

- ¿Cómo pueden apuntalarse desde el Ministerio situaciones jurisdiccionales como la que se produjo hace un mes en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, donde faltaron insumos?

La Ciudad de Buenos Aires cuenta con un presupuesto asignado para la compra de insumos anticonceptivos. Lo que sucedió hace un mes tiene que ver con la canasta de anticonceptivos de la ciudad, que quizá necesita más. El Programa Nacional entrega una cantidad a los ministerios de salud provinciales y a otros centros de salud de las provincias, nuestra preocupación es garantizar el acceso a la atención primaria de la salud.

- ¿Qué hay que hacer para resolver el tema de la mortalidad materna? Una crítica habitual es que los índices de Argentina son mucho más altos que los de otros países de la región como Chile o Uruguay que tienen similares indicadores que nuestro país en otras áreas pero la mitad de muertes de mujeres gestantes.

Hace falta una política más constante. Hay provincias que necesitan más apoyo que otras y en las que debemos mejorar el acceso a métodos, la calidad en la atención y la información sobre derechos sexuales y reproductivos en general. Acabamos de lanzar un plan de reducción de la mortalidad materna que es una articulación entre diferentes programas: el de Salud Sexual y Procreación Responsable, el de Adolescencia, de Prevención del Cáncer Cerviño Uterino, y el Materno Infantil, para trabajar en las provincias mas críticas con acciones especificas. La idea es hacer un abordaje integral en NEA, NOA y provincia de Buenos Aires, que son las regiones con más problemas.

- ¿Qué habría que mejorar para que bajaran los índices?

Queremos mejorar la atención en el servicio, fortalecer la implementación de los protocolos de atención y hacer capacitación en el equipo de salud.

- Exceptuando al aborto inseguro, que es la primera causa de muerte, ¿por qué otras razones se producen las defunciones de mujeres gestantes?

La segunda causa son las dificultades en la atención, por eso queremos apoyar las estrategias de atención de las mujeres cuando llegan a las instituciones. En muchas zonas del país hay instituciones chicas, con pocos partos, que muchas veces no saben como manejar las situaciones. Ahí hay que fortalecer la capacitación y los protocolos.

¿Y cuáles son las estrategias para disminuir la tasa de muerte por abortos inseguros?

Queremos instalar un sistema de salud permeable que contemple a mujeres que decidieron hacerse un aborto para que puedan atenderse después en caso de necesitarlo. Muchas de las muertes por aborto inseguro se producen por la tardanza en acudir al sistema de salud por temor a la denuncia. Entonces estamos trabajando en la sensibilización, retomando el concepto de secreto profesional. Queremos una atención ligada a la salud y no policíaca.

- ¿Por que son denunciadas las mujeres que abortan? ¿Por convicción o por temor?

Las denuncias bajaron en los últimos años, pero sobre todo denuncian cuando una mujer llega en situación crítica y hay riesgo de muerte, es una forma de protegerse. Esto es porque no están instaladas otras formas de protección como el secreto profesional.

- ¿Cuál es la estrategia en relación a los abortos no punibles? Los que están garantizados por el Código Penal pero muchas veces el sistema médico y el judicial se resisten a hacerlos cumplir.

Los no punibles deben cumplirse. Nuestra gestión tiene que ver con garantizar los procesos de los no punibles. Participamos desde el Ministerio siguiendo y acompañando de cerca los últimos procesos. Otro aporte es la Guía Técnica para la Atención Integral de los Abortos No Punibles http://www.msal.gov.ar/saludsexual/downloads/guia_tecnica_abortos_no_punibles.pdf, realizada 2007, que está colgada de nuevo en la página web del Ministerio y ahora se esta imprimiendo con las nuevas leyes de estos últimos dos años para ser distribuida en los centros de salud de todo el país.

- ¿Qué otras líneas de trabajo se propone una vez resueltas las urgencias?

Nuestra idea es poder pensar a los derechos reproductivos por un lado y los sexuales por otro, de tal manera de incluir el derecho a una sexualidad libre, sin violencia, poder hacer una mirada sobre la diversidad y pensar en una perspectiva de derechos para el ejercicio de la sexualidad de mujeres y varones. Querríamos retomar la campaña prevista en la ley del Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable y dar una mirada más amplia.

- ¿Está previsto incluir a los varones como destinatarios? Son muy pocos por ejemplo los que piden vasectomías, esto quizá sea una resistencia de los usuarios pero también del sistema de salud que frente a la consulta de la pareja, sugiere que sea la mujer la que se haga una ligadura.

Si, esto puede pasar. Tratamos de incorporar siempre a los varones, de tener una mirada ampliada y no restrictiva, sucede que por las urgencias no siempre se llega.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.