lunes, 7 de junio de 2010

La Unión Europea preocupada por la crisis del euro

Cristina Mendoza Weber (DEUTSCHE WELLE)

De nuevo los ministros de Finanzas del Eurogrupo deliberan hoy (07.06) sobre la crisis del euro. Buscarán aliviar la deuda de varios países con un paquete de 750 mil millones de euros, mientras sigue cayendo la moneda.

Las bolsas europeas caían ampliamente el lunes (07.06.2010) por segundo día consecutivo, debido a las preocupaciones sobre la deuda de la zona euro, después de que Hungría dijera que sus problemas eran similares a los de Grecia.

El Comisario para Asuntos Económicos de la UE, Olli Rehn, también expresó este lunes su preocupación por la velocidad de la caída del euro. La moneda común cayó pro primera vez en más de cuatro años por debajo de 1,19 dólares. "Tenemos que aumentar la confianza en la economía europea", subrayó Rehn antes de la reunión de los ministros de Finanzas del Eurogrupo en Luxemburgo.

El euro se ha convertido en el barómetro para medir el riesgo de los inversores en las semanas recientes. "Parece que las preocupaciones sobre la eurozona van a estar con nosotros por un tiempo", agregó Nagayuki Yamagishi, un estratega de Mitsubishi UFJ Morgan Stanley Securities.

Con la crisis del euro como telón de fondo, el grupo de ministros de Finanzas en Luxemburgo se ocupará este lunes en su reunión mensual, entre otros temas, de los detalles del paquete de ayuda de 750 mil millones de euros para los países altamente endeudados. Algo así no se había visto antes en la historia monetaria de la UE.

Deuda de Hungría: ¿falsa alarma?

La reacción en cadena de la crisis de euro también alcanzó en los últimos días a Hungría. Los temores por un problema de deuda en ese país derrumbaron el euro a mínimos de cuatro años frente al dólar el viernes pasado, y reavivaron la inquietud ante la posibilidad de que más naciones del este de Europa revelen sus problemas financieros.

Sin embargo, el presidente del grupo de ministros de Finanzas de la zona euro, Jean-Claude Juncker, desestimó los temores de que Hungría afronte una crisis de deuda similar a la de Grecia. "La situación en Hungría no me preocupa", declaró Juncker a la prensa francesa.

El Gobierno húngaro también dijo el fin de semana que apuntaba a cumplir su déficit presupuestario de este año, y afirmó que los rumores de una crisis de deuda eran "exagerados". "Es evidente que Hungría no es Grecia", dijo el ministro de Economía húngaro, Gyorgy Matolcsy. "Por una parte está claro que no es necesario un plan de austeridad. Por otra, no hay opción de tener un paquete de estímulo fiscal, por lo que tendremos un plan de acción por parte del nuevo Gobierno, recortaremos gastos del presupuesto (y) por otro lado, aumentaremos los ingresos", explicó Matolcsy.

No obstante, los comentarios de preocupación emitidos el viernes por el Gobierno húngaro continuaron arrojando una sombra sobre el mercado bursátil, dando a los inversores una razón para vender la divisa única de la eurozona.

Urgen más medidas de la UE para parar la crisis

Por ello, a pesar de la aprobación en mayo pasado del plan trianual para blindar al euro, por valor de 750 mil millones de euros, algunos socios como Alemania, Holanda y Suecia insistieron en mayores recortes a escala europea para hacer creíble el histórico plan de estabilización financiera aprobado por los 27 miembros del bloque.

Jean-Claude Juncker, que también es primer ministro de Luxemburgo, dijo que no se sentía preocupado por el actual nivel del euro, aunque admitió que había sido tomado por sorpresa por la velocidad a la cual cayó recientemente la divisa. Respaldó los llamados de políticos europeos para que Europa tenga su propia agencia de calificaciones, tras las críticas contra estas entidades por su rol en la crisis de crédito global.

España continúa nerviosa

Con una polémica reforma laboral, solicitada entre otros por el Fondo Monetario Internacional (FMI), a punto de salir adelante sin el beneplácito de los sindicatos, que han prometido una huelga general, la petición de nuevos ajustes de cinturón a España podría ensombrecer aún más la ya de por sí afectada imagen de la economía de ese país.

El 11 % del déficit público y los ataques especulativos de los mercados internacionales, unido a la rebaja en la calificación de la deuda española tras la crisis de deuda griega, forzaron a España a aplicar un duro ajuste por valor de 15 mil millones de euros entre 2010 y 2011. De esta forma, el Gobierno de Zapatero busca apuntalar la credibilidad internacional del país, que tiene la tasa de desempleo más alta de la eurozona con un 20 %.

Otros puntos de la agenda de Luxemburgo

El grupo de trabajo de los ministros, buscará endurecer también las reglas para los países con altos déficit presupuestarios. En esta jornada participará el ministro de Finanzas alemán Wolfgang Schäuble (CDU).

El martes (08.06), los ministros de Finanzas de todos los 27 países que componen la Unión Europea buscarán allanar el camino para la introducción del euro en Estonia. El Estado de los Balcanes podría introducir la moneda común el 1 de enero de 2011. No obstante, la adhesión del país euro número 17 debe ser discutida aún por los jefes de Estado de los demás países europeos.

Un artículo de DW-World, la página web de la Deutsche Welle.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.