lunes, 2 de agosto de 2010

Cuba: Raúl Castro anuncia medidas económicas

XINHUA

El presidente cubano Raúl Castro anunció el domingo una serie de medidas, que incluyen la autorización a nuevos tipos de pequeños negocios privados, como parte un proceso de actualización del modelo económico de la isla.

En un discurso de apenas media hora ante el parlamento, Castro anunció que autorizará nuevos tipos de pequeños negocios privados y permitirá la contratación libre de mano de obra, medidas que buscan hacer más eficiente la economía de la isla.

"El Consejo de Ministros acordó ampliar el ejercicio del trabajo por cuenta propia (...) eliminando varias prohibiciones vigentes para el otorgamiento de nuevas licencias y la comercialización de algunas producciones, flexibilizando la contratación de fuerza de trabajo", dijo el presidente Castro.

En la clausura de la primera sesión anual del parlamento, Castro señaló que el empleo por cuenta propia contará con un nuevo régimen tributario para garantizar que este sector contribuya a la seguridad social y abone impuestos sobre ingresos personales y ventas así como por la contratación de trabajadores.

Castro reveló que el Consejo de Ministros acordó, los pasados 16 y 17 de julio, "un conjunto de medidas para acometer, por etapas, la reducción de las plantillas considerablemente abultadas en el sector estatal".

En una primera fase, que concluirá en el primer trimestre de 2011, se modificará el tratamiento laboral y salarial a los trabajadores estatales "disponibles e interruptos", se suprimirán "enfoques paternalistas que desestimulan la necesidad de trabajar" para además reducir "gastos improductivos".

No obstante, el mandatario aseguró que "nadie quedará abandonado a su suerte" y prometió que "el Estado socialista brindará el apoyo necesario para una vida digna".

Castro señaló más delante que "hay que borrar para siempre la noción de que Cuba es el único país del mundo en que se puede vivir sin trabajar".

El presidente evaluó como "alentadores" los resultados económicos de la isla en el primer semestre de este año, al destacar el aumento del número de turistas, el cumplimiento de la producción petrolera y el mantenimiento "e incluso mejora" del equilibrio monetario interno.

Este jueves, el gobierno informó que había logrado controlar el déficit presupuestario en el primer trimestre de este año, cuando tuvo ingresos por 19.607 millones de pesos mientras que los gastos totales ascendieron a 19.986 millones.

El déficit llegó a 379 millones, lo que fue considerado por los diputados como una positiva ejecución de presupuesto, pues para los primeros seis meses se había planificado un déficit de 1.603 millones de pesos (igual al dólar al cambio oficial).

Castro también destacó que la productividad del trabajo refleja un ritmo superior al salario medio, un "objetivo que no se lograba desde hace varios años".

Según cifras oficiales, en el primer trimestre de este año la productividad creció un 4,3%, mientras que el salario medio decreció un 0,9%, en relación con igual periodo de 2009.

El gobernante cubano afirmó que las retenciones de transferencias a empresas extranjeras "son hoy apenas un tercio" respecto a hace un año y que "como muestra de seguridad en el país se han incrementado los depósitos extranjeros en los bancos cubanos".

Castro señaló incumplimientos en producciones como la del azúcar y otras del sector agropecuario que atribuyó a "errores de dirección" y a los efectos de la sequía.

En otra parte de su discurso, anunció que la isla había renegociado sus deudas con acreedores internacionales adquiridas por una severa crisis de liquidez y que la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) calcula entre 600 y 1.000 millones de dólares.

"Gracias a la confianza y comprensión de la mayoría de nuestros acreedores, hemos logrado algunos avances en el aplazamiento de obligaciones, las cuales tenemos la más firme voluntad de honrar en los nuevos plazos convenidos", dijo el presidente.

Castro informó que las retenciones bancarias a empresas extranjeras que operan en Cuba, implantadas a raíz de la crisis, "son hoy apenas un tercio de aquellas de hace un año y, como muestra de seguridad en el país se han incrementado los depósitos extranjeros en los bancos cubanos".

El mandatario no informó sobre los vencimientos de esas deudas, que provocaron una fuerte contracción de las importaciones y las inversiones previstas por la isla.

También aseguró que "nada ha cambiado" en las relaciones entre la isla y Estados Unidos, que no tienen vínculos formales de hace casi medio siglo y viven un ácido diferendo político.

"Nada ha cambiado en las relaciones con Estados Unidos, aunque exista menos retórica y se celebren ocasionales conversaciones bilaterales sobre temas específicos y limitados", aseveró el gobernante ante el pleno del parlamento.

Más adelante, dijo que "la Revolución puede ser generosa porque es fuerte (...) por eso no resulta ocioso reiterar que no habrá impunidad para los enemigos de la Patria, para quienes intenten poner en peligro nuestra independencia".

"Nadie se llame a engaño. La defensa de nuestras sagradas conquistas, de nuestras calles y plazas, seguirá siendo el primer deber de los revolucionarios a quienes no podemos privar de ese derecho", subrayó Castro.

El mandatario cubano recordó que "por decisión soberana y en estricto apego a la ley" salieron del país "los primeros 21 reclusos contrarrevolucionarios", de los 53 que quedaban en prisión del grupo de 75 condenados en 2003 por delitos contra la seguridad del Estado.

Castro subrayó que "ninguno de esos ciudadanos fue condenado por sus ideas, como han tratado de hacer ver las brutales campañas de descrédito contra Cuba, en diferentes regiones del mundo".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.