miércoles, 10 de noviembre de 2010

Estados Unidos archiva sin presentar cargos la destrucción de vídeos de torturas en la CIA

.
El Departamento de Justicia de Estados Unidos no presentará cargos por la destrucción de los vídeos que mostraban torturas y malos tratos contra presuntos terroristas durante interrogatorios en la CIA, informó el portavoz del organismo, Matthew Miller.

Según Miller, tras una “investigación exhaustiva” iniciada en enero de 2008, el fiscal John Durham “concluyó que no presentará cargos criminales por la destrucción de las grabaciones en vídeo de interrogatorios”.

Se trata de un total de 92 cintas grabadas en 2002 y que mostraban torturas a dos presuntos miembros de Al Qaeda que fueron interrogados por agentes de la CIA.

Los vídeos se destruyeron en 2005 por autorización del entonces director adjunto y responsable de operaciones de la agencia, José Rodríguez, para impedir su posible divulgación, ya que poco antes de estos hechos fueron filtradas las famosas grabaciones de vejaciones a las que militares estadounidenses sometían a los presos de la prisión iraquí de Abu Ghraib.

No obstante, la destrucción de vídeos es una práctica contraria a las normas de la propia CIA y la Casa Blanca.

El abogado de Rodríguez, Robert Bennett, se mostró satisfecho con la decisión del Departamento de Justicia.

“Es una decisión justa, ya que se basa en los hechos y en la ley. El señor Rodríguez es un héroe de Estados Unidos y verdadero patriota que sólo pretendía defender a su pueblo y a su país”, señaló el letrado.

Sin embargo, sigue abierta otra causa criminal en la que el fiscal Durham deberá determinar hasta qué punto eran legales los métodos de interrogatorio empleados por los oficiales de la CIA.

El motivo para iniciar estas pesquisas ordenadas por el fiscal general de EEUU, Eric Holder, fue una nueva tanda de documentos desclasificados sobre los interrogatorios de presuntos terroristas que se llevaban a cabo por la agencia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.