jueves, 28 de abril de 2011

La OTAN aniquila a 12 libios en Misratah, llega la misión de la ONU

PL

Al menos 12 rebeldes libios murieron por bombardeos aéreos de la OTAN sobre Misratah, confirmaron hoy fuentes insurgentes coincidiendo con el inicio aquí de una misión de la ONU para investigar alegados abusos contra civiles.

Un portavoz de los alzados que combaten a las tropas leales al líder Muamar El Gadafi indicó que aviones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) dispararon en dos ocasiones contra una fábrica de sal en la ciudad portuaria, causando también cinco heridos.

La agresión, que el comandante insurrecto Abdullah Mohammed describió a periodistas como "un accidente que pudo evitarse", se produjo el miércoles en la tarde en una posición que los rebeldes habían comunicado a la alianza atlántica desde el martes, según dijo.

Intensos enfrentamientos se registraron desde hace días en Misratah, donde la oposición al Gobierno de Trípoli aseguró ayer tener controlada la rada de esa urbe occidental para recibir ayuda exterior y evacuar a civiles hacia Benghazi, sede del Consejo Nacional de Transición (CNT).

Los insurgentes acusaron al Ejército regular de disparar cohetes tierra-tierra contra la tercera ciudad del país y pidieron a la OTAN redoblar sus bombardeos aéreos, de ahí que al principio se negaron a admitir la matanza y evitaron desalentar más ataques contra El Gadafi.

De acuerdo con fuentes de la rebelión armada, por lo menos en otras dos ocasiones los aviones de potencias occidentales impactaron posiciones suyas en las también conflictivas localidades de Ajdabiya y Brega, datos que recopilan también juristas de la ONU llegados al país.

Un equipo de tres especialistas viajó el miércoles a esta capital y comenzó hoy las indagaciones en el terreno a partir de un mandato del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que someterá a examen en junio el informe que se redacte.

Encabezada por el jurista egipcio y experto en crímenes de guerra Sherif Bassiouni, la misión fue creada a raíz de denuncias de serias violaciones contra los derechos humanos de los civiles en Libia, presuntamente a manos del gobierno de El Gadafi.

Entretanto, las autoridades de Trípoli señalaron que supervisan el entrenamiento de hombres, mujeres y jóvenes, y la entrega de armas para defender al país de una eventual invasión terrestre de la OTAN, no descartable dado el estancamiento militar del conflicto.

La preparación combativa gubernamental coincidió con la decisión de Estados Unidos de destinar 25 millones de dólares a asistencia aparentemente no letal a los rebeldes del CNT y autorizar a empresas norteamericanas comprarles petróleo, pese al embargo de la ONU.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.