jueves, 15 de diciembre de 2011

Desempleo y encarecimiento afectarán a franceses en 2012

PL

Un incremento del desempleo y del costo de la vida como consecuencia del estancamiento económico enfrentarán los franceses en 2012, año que además estará matizado por la campaña para elegir a un nuevo gobierno.

A las advertencias del cierre de miles de puestos de trabajo en importantes sectores, como el automovilístico, el financiero y el energético, se sumó en las últimas horas el transporte aéreo.

La estatal Air France eliminará dos mil empleos el año próximo como parte de un programa para reducir sus costos de operación en unos 800 millones de euros.

Recientemente la empresa anunció la congelación de los salarios, premios y promociones para su personal y la reducción de inversiones sobre todo en el sector de la informática.

La pérdida del trabajo es una de las preocupaciones más grandes de las familias francesas, afectadas también por una escalada de precios a partir del 1 de enero, cuando entrará en vigor la nueva tasa del Impuesto al Valor Agregado, aumentada al 7,5 por ciento.

Ello significará un alza generalizada en el precio de los alimentos, ropa, calzado, transporte, alquiler de viviendas, servicios y entretenimiento.

Además, el Consejo de Estado, presionado por las empresas particulares distribuidoras de gas doméstico, eliminó el congelamiento de las tarifas, por lo que este energético subirá su precio en 4,4 por ciento en pleno invierno.

Las dificultades de la economía francesa también tienen una expresión a nivel macro.

Varios medios de comunicación coinciden este jueves en que el país podría perder en breve tiempo la calificación de Triple A en su deuda soberana, lo cual significaría un encarecimiento del crédito y más dificultades para obtener inversiones.

Tanto el presidente Nicolás Sarkozy, como el ministro de Asuntos Exteriores, Alain Juppé, y otros funcionarios aseguraron que la rebaja de esta nota no constituiría una catástrofe, lo que fue interpretado como una forma de preparar al país para este hecho.

Aunque no es oficial todavía, Sarkozy se apresta a luchar por la reelección en los comicios de abril y mayo de 2012, en una campaña en la que la economía jugará un papel esencial en la disputa de los votos de la ciudadanía.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.