miércoles, 7 de diciembre de 2011

Ferias de armas, exhibición de fuerza de la muy lucrativa industria armamentista mundial

Adán Salgado Andrade (especial para ARGENPRESS.info)

Un muy útil recurso para incentivar el consumismo, sea lo que sea que se venda, son las ferias comerciales, que últimamente no sorprende que haya de todo tipo, desde las de libros, autos, yates, ropa, artesanías, joyería, electrodomésticos, aviones, empresas constructoras, material de construcción, sexo (ver en este mismo blog mi artículo: “La feria del sexo o… ‘aquí le quitamos su pena, su impotencia y su frigidez’”), educación, agropecuarias… y, claro, no podían faltar las ferias de armas, un muy lucrativo negocio que a nivel mundial supera el billón de dólares cada año ($1,000,000,000,000, cantidad que es aproximadamente la onceava parte del PIB estadounidense), con tal de sostener a los industriales de la muerte, quienes, muy orgullosos de sus mortíferos productos, asisten a ese tipo de eventos para mostrar lo más novedoso y avanzado de su catálogo bélico.

Hay una en especial que es un muy obligado evento, sobre todo si tales armeros pretenden una verdadera proyección a nivel mundial y todo lo que ello conlleva, especialmente que muy lucrativos contratos de venta sean firmados. Este evento es la IDEX, International Defense Exhibition and Conference (Exhibición y Conferencia Internacional para la Defensa), que se lleva a cabo en los Emiratos Árabes Unidos, EAU, en su capital, Abu Dhabi, pues justamente las naciones árabes, como ésta, son excelentes clientes de los armeros, gracias a los enormes ingresos que les dejan sus ventas de petróleo por miles de millones de dólares anualmente. Pero, en general, es una constante que los países “en vías de desarrollo” gasten una buena parte de su presupuesto anual en la compra de armamento, aunque ello signifique que tengan a una buena porción de su población sumida en la pobreza extrema y muriéndose de hambre (consideren el caso de Pakistán, subdesarrollado, dependiente país, que tiene millones de pobres, que pasan hambre o no tienen acceso a la salud, pero en cambio posee, para orgullo de sus autocráticas autoridades, varias bombas nucleares).

Una parte de las armas compradas serán empleadas, en consecuencia, para sofocar cualquier intento de rebelión de dicha población. El resto, será usada para alardear de su fuerza bélica, en caso de alguna posibilidad de enfrentamiento con otra nación. Así, el mostrar que se cuenta con un mortífero arsenal, a veces basta para disuadir al enemigo de entrar en un conflicto que pudiera no siempre ganarse. Son, por tanto, disuasorias una gran parte de las armas que se adquieren.

Los EAU tienen, como ya dije, el músculo económico para adquirir toda esa parafernalia militar, ya que sus vastas reservas de petróleo, se encuentran entre las sextas más grandes del mundo. Exporta diariamente alrededor de 2,813,000 barriles, lo que deja una derrama (estimando un precio por barril de unos 70 dólares) de más o menos $72,000 millones de dólares (mdd) anuales. Con una población de alrededor de 8.3 millones de habitantes, un ingreso per capita de casi $50,000 dólares, los príncipes de los EAU pueden pretender que su país está en el primer mundo, lo que, en efecto, resulta aparente, pues Abu Dhabi, la capital, con apenas 90,000 habitantes, está considerada como una de “las ciudades más caras del mundo”. Y entre los alardes de los EAU, están, por ejemplo, el poseer el edificio más alto del planeta, el aeropuerto más caro de todos los aeropuertos, las tres islas artificiales más grandes de entre las existentes… en fin, esto es como aquel nuevo rico que presume de tenerlo todo, mostrando que posee el mejor auto de lujo, que se ha comprado la mejor residencia con alberca… y así.

Obviamente que tanta aparente riqueza (muy aparente, pues buena parte de la infraestructura de dicho país se ha hecho con crédito, de tal forma que la deuda actual es de casi $150,000 mdd, que constituyen una muy fuerte presión, siendo casi la tercera parte de su PIB anual, lo que se ha agravado debido a la actual hecatombe económica, que tiende a profundizarse), además de garantizar un nivel de vida poblacional que evita en gran medida las presiones sociales (como las que se dieron en Egipto, por ejemplo, motivadas en gran parte por la fuerte desigualdad económica imperante, la que tiene sumida en la pobreza a más del 70% de la población. Últimamente, se han reactivado las protestas), permite que el gobierno de los EAU se dé ciertos lujos, como el hecho de realizar la feria armamentista a la que me refiero arriba.

En el sitio http://www.youtube.com/watch?v=FUfpwtkZU7o puede verse un video que muestra la ceremonia inicial de la IDEX, con los príncipes en primer término, quienes sentados en el pabellón central, contemplan, muy gustosos, el espectáculo de fuerza y belicismo que dicho evento representa. Empresas armamentistas de países como EU (primer productor mundial de tecnologías de la muerte), Alemania, Rusia, Francia, Inglaterra, Turquía, Checoslovaquia, Ucrania… incluso China, pagan fuertes sumas para contar con espacio suficiente en los stands de la feria, de acuerdo a lo que se vaya a exhibir, que pueden ser desde simples rifles, pasando por tanques, misiles “inteligentes”, helicópteros de asalto, aviones, camiones de transporte, vehículos blindados… y así, la lista de sofisticados equipos y armas muy o medianamente letales es interminable, con costos que llegan a varios millones de dólares (tanques de 45 mdd, por ejemplo). Con eso se alardea de que el hombre se ha preocupado más por aniquilarse masivamente, que por combatir hambrunas y milenarias enfermedades.

Alrededor de 50,000 personas, entre militares, funcionarios gubernamentales y comerciantes de armas, de más de 100 países, asistieron a la IDEX del pasado febrero, aún siendo enemigos muchos de ellos, pues allí se rompen las reticencias, total, el campo de batalla será al regresar, entre sus ejércitos. Allí, todo es camaradería, compañerismo, opiniones sobre tal o cual arma, a ver si es realmente tan efectiva como se anuncia… a lo mejor ya alguien la conoce y la ha usado antes y comprobado que sí es muy mortífera, que puede aniquilar a decenas o quizá a cientos de personas rápidamente.

Como ya señalé antes, es muy buen negocio no sólo fabricar armas, sino traficar con ellas. Existen célebres historias de personas que han hecho sus fortunas vendiendo todo tipo de armas. Incluso hasta inexperimentados chamacos le entran el negocio. Un muy sonado caso fue el de los jóvenes estadounidenses David Packouz y Efraim Diveroli, quienes andando en sus veintes, amasaron más de ochenta millones de dólares en poco tiempo vendiendo armas usadas. Justamente, solían asistir a cuanta feria de armas se hiciera en el mundo (Ver en este mismo blog mi artículo: “Capitalismo salvaje o de cómo enriquecerse con guerras, desastres y enfermedades”, en donde refiero la historia de ese par de “traviesos”, pero muy ambiciosos, “triunfadores” chamacos).

Como se muestra en el mencionado video, los príncipes, militares y funcionarios gubernamentales, pueden presenciar, desde la comodidad de palcos, esas muy llamativas y novedosas tecnologías para aniquilar. Confortablemente sentados, contemplan ejercicios militares en donde tales armas se ponen a prueba: su resistencia, su capacidad de desplazamiento, su rudeza… y para que no se diga que todo es aburrida y fría exhibición de tanques, aviones, helicópteros, simuladas batallas para probar rifles de asalto… vienen, muy a tono con el tema bélico, exhibiciones de acrobacias, como motociclistas realizando peligrosas piruetas que desafían la gravedad (saltos y vueltas aéreas, por ejemplo), teatrales representaciones de batallas cuerpo a cuerpo, bandas de guerra de los países a los cuales pertenecen las corporaciones armamentistas, destacando entre sus miembros a atractivas, jóvenes mujeres… y así, todo muy divertido, una especie de parque temático de la guerra.

Sin embargo, las figuras gubernamentales que sobresalen en el palco principal son las de los príncipes de los EAU, uno de ellos, el soberano Mohamed bin Zayed Al Nahyan, vestido muy a la usanza árabe, luciendo blanca túnica, así como el distintivo velo empleado en esos países. Se le ve muy contento, disfrutando del bélico espectáculo, seguramente asumiendo que varios de esos “juguetes” serán comprados para incorporarse a su arsenal, que al fin, debe pensar, dinero es lo que “le sobra”.

En otro video, http://www.youtube.com/watch?v=fsQMn8oilNk&feature=endscreen&NR=1, que aunque está en árabe, se muestra a Al Nahyan paseándose con su comitiva y su cuerpo de seguridad por entre los pabellones de la IDEX, en donde, como si fueran electrodomésticos, se exhiben los ingenios bélicos, que vendedores y edecanes, muy solícitos, le explican al soberano todas las capacidades para matar que poseen sus versátiles productos. Muy curioso este video, no necesitan entender árabe para comprender su contenido.

Revisando otros videos que se relacionan con el mencionado arriba, nos podemos dar una idea de las armas que se promocionan y qué compañías son las que las fabrican.

Por ejemplo, está el pabellón perteneciente a la empresa francesa Nexter, en donde se muestran modernos tanques, los cuales incorporan tecnologías de punta. Sus ventas en el 2010 sumaron casi 1475 mdd. En la página digital de dicha empresa se afirma que “Como uno de los mayores participantes en la industria de defensa terrestre, el grupo Nexter ha incrementado su división internacional de negocios sustancial y consistentemente en años recientes, aumentando sus exportaciones en un 40%. El grupo es ahora el principal aliado del ejército francés y sus equipos se emplean en más de cien países. Considerando las constantes, cambiantes amenazas que hoy día aquejan al mundo, los 2700 empleados de la empresa ponen especial atención a las necesidades individuales de cada cliente, con tal de que la solución propuesta sea la mejor”. Bueno, pues con ese servicio personalizado, pienso, podemos estar seguros de que la forma de aniquilación propuesta por Nexter será la más efectiva, ¿no?

El pabellón 10-E25 pertenece a la empresa china China National Aero-Tecnology Import & Export Corporation (Corporación Nacional China de importaciones y exportaciones de tecnología aérea). Allí se exhiben, cual si fueran electrodomésticos, sofisticados misiles aire-aire, así como bombas guiadas por calor, las que, aseguran sus orgullosos constructores, no fallan (¿¡pero cuántas veces hemos escuchado que bombas inteligentes destruyeron por error un mercado!?). Sin embargo, siendo chinos esos misiles, es muy visitado dicho pabellón, dado que esas armas salen más baratas que otras similares, fabricadas por otros países (¿¡pero con la dudosa calidad de muchas baratijas chinas, que fallan demasiado pronto, quizá podría esperarse que fallaran y no explotaran o no dieran en el blanco, no creen!?)

Otro muy visitado pabellón es el 09-C13, perteneciente a Rusia, en el cual se encuentra una de sus empresas militares, la KPB Instrument Design Bureau (Oficina de diseño de instrumentos KPB), en donde ya no se exhibe el muy famoso y ampliamente usado mundialmente rifle de asalto AK-47 (el que aquí se conoce como cuerno de chivo, debido a su singular forma), sino todo un arsenal de nuevas y novedosas armas largas, que harían la envidia de alguna cinta hollywoodense en donde el villano principal fuera un peligroso terrorista o… un traficante de armas (muy seguramente también asisten a esas ferias narcotraficantes mexicanos, con tal de contar con lo último de esas armas de asalto, para así ponerse al tú por tú contra las mal armadas policías locales o el tampoco muy bien armado ejército mexicano).

Se exhiben, colgados de la pared, como si fueran bonitos pantalones, rifles de asalto, rifles para francotiradores, del largo alcance, metralletas… algo que particularmente enorgullece a esa empresa es el lanzador de granadas GM-94, el cual es capaz de disparar municiones termobáricas, las que incendian el aire circundante, luego de lo cual ocasionan enormes e infernales nubes de fuego, acompañadas de ondas de empuje. De acuerdo con las especificaciones del fabricante, esta arma de 43 milímetros está optimizada para “la aniquilación de personas en áreas urbanas”. También KBP se jacta de sus armas antitanque, como el sistema Hermes-A, el cual tiene un rango de 20000 metros, puede instalarse en un helicóptero o “puede dispararse desde la inmovilidad, gracias a su largo alcance, detecta automáticamente el objetivo, librando de esa tarea al piloto, para éste que pueda maniobrar fácilmente, además de que es muy efectivo para destruir tanques y helicópteros enemigos”. En su página digital (http://kbptula.ru/eng/atgw/atgw.htm), la empresa es aún más enfática sobre sus armas antitanque, al decir que “Las grandes capacidades de los sistemas que ofrecemos, nos permiten asegurar que no son sólo armas especializadas antitanques, sino que es un arma para defensa y asalto de alta precisión, muy versátil, que puede derrotar una gran variedad de objetivos en cualquier posición táctica que el enemigo asuma”. Pues vaya con esas sofisticaciones que se presumen sobre el poder de exterminio que tienen esas nobles invenciones, ¿no creen?

En el pabellón 09-A10, se hallan las empresas alemanas. Una de ellas es Mercedes-Benz, famosa compañía fabricante de autos de lujo, pero aquí también le entra, ya que la división militar de empresas como ésa (y muchísimas otras, que ven en la venta de armas, incluso su salvación), también le deja buenos dividendos. Aquí, exhibe vehículos de combate. A un lado, está la empresa Rheinmetall Defense, ésta, sí, totalmente militar, la que este año fue la ganadora del premio al Mejor Pabellón en Exhibición, gracias a su innovador Vehículo de Combate Cercano, IFV. Esta “joyita”, cuenta con un cañón de 30 milímetros, una ametralladora, así como sistema de visión térmica (este sistema permite “ver”, incluso en la total oscuridad, a cualquier objeto vivo o inerme que produzca calor). El interior del vehículo cuenta con cómodos asientos para 20 soldados, así como con aire acondicionado, con tal de que la noble labor de matar al enemigo, sea lo más confortable posible. Rheinmetall logró varios pedidos de su IFV. Así, ese dinero puede ser empleado por la empresa alemana para mejorar las capacidades bélicas de los vehículos empleados por su país los cuales, claro, son mejores y mucho más avanzados que los ofrecidos a la venta para los países bananeros.

En el pabellón perteneciente a Inglaterra, empresas como BAE Systems, no sólo muestran sus mortíferos artilugios, sino que cuentan con computadoras en donde se muestran sus “excelentes finanzas”, alardeando que sus ventas en el año 2009 fueron de casi ¡$35,465 millones de dólares! En su sitio de Internet, en la sección de ”Land & Armaments”, puede leerse: “Tierra y Armamentos diseña, desarrolla, produce, apoya y actualiza vehículos blindados de combate, vehículos tácticos, cañones navales, lanzamisiles, sistemas de artillería, municiones y productos para la aplicación de la ley”, luego de lo cual se enlistan sus divisiones: Sistemas de combate global, Sistemas tácticos globales, Seguridad y Sobrevivencia, Sistemas de Combate de EU y el Grupo de Productos. Luego, viene su división “Programmes & Support”, la que se dedica a las actividades que la compañía desarrolla específicamente para la marina inglesa (claro, las empresas militares dejan lo mejor, digamos, los secretos militares más sofisticados, para los ej
ércitos de los países a los que pertenecen), así como en las actividades de seguridad. Y también se enlistan sus divisiones: Soluciones militares aéreas, Barcos de Superficie de BAE Systems, Soluciones Submarinas, Detica y Tecnologías de sistemas integrados. Agradezcamos, pues, las nobles contribuciones que este tipo de empresas hacen para el muy sofisticado arte de aniquilar masivamente.

Y no podían faltar las compañías estadounidenses, que, como señalo arriba, hacen de EU el principal país exportador del mundo de esas letales tecnologías. Están, por ejemplo, Lockheed Martin, Northrop Grumman, Raytheom, General Dynamics, General Electric (otra compañía “civil”, que tiene su división militar, la que fabrica los motores de los aviones militares F-22)… y así, las que, en conjunto, absorben los $600,000 millones de dólares que sólo EU dedica cada año para sostener a tan noble industria.

Por ejemplo, la página eléctrónica de Northrop Grumman (http://www.northropgrumman.com/ se las doy, por si desean adquirir algún misil, algún avión de combate), recibe al visitante con el lema The value of Performance (El valor del buen funcionamiento) y luego describe lo que hace la compañía: “Northrop Grumman es una empresa global líder en seguridad que provee sistemas innovadores, productos y soluciones para el sector aeroespacial, electrónico, de sistemas de información y servicios técnicos, tanto para el gobierno, así como para clientes privados en todo el mundo”. Sus ventas anuales en el 2010 fueron de módicos $34757 mdd, nada más (le fue mejor que en el 2009, cuando sólo vendió $33755 mdd, mil millones menos).

Uno de sus productos “estrella” es el bombardero B-2 Spirit, cuyo costo es nada menos que 2200 mdd (más o menos la décima parte de lo que ingresó al país el año pasado por concepto de las remesas que nos mandan nuestros paisanos que trabajan en EU). Se presume de ese avión con forma de ala que “sus capacidades únicas, incluyendo su desplazamiento supersónico, le permiten penetrar las más sofisticadas defensas y mantener constantemente amenazados muy valiosos objetivos enemigos, por muy fuertemente defendidos que estén”. Por si esto no bastara, se agrega que “el B-2 ha demostrado sus capacidades en varias batallas y guerras, muy recientemente en la exitosa Operación Libertad para Irak”. Así que si esa es su “tarjeta de presentación”, habría que dudar algo de su potencial exterminador, ¿no?, con eso de que nunca realmente se ganó esa infame invasión, tan costosa, que ya por eso EU piensa retirar casi completamente a sus mariners y toda su parafernalia militar.

En su sección dedicada a la noble tarea de fabricar misiles, la compañía, presume, muy orgullosa, de que es la encargada de vigilar que los misiles nucleares intercontinentales (ICBM) estadounidenses, los bautizados como Minuteman III, en cuya fabricación participa, “funcionen a la perfección”, así como los Kinetic Energy Interceptor, misiles que forman parte del absurdo plan de defensa antinuclear, (concebido desde la era Reagan bautizado como Star Wars), que pretende derribar misiles nucleares en pleno vuelo, antes de que “den en el blanco”, con tal de “ganar” un mortífero conflicto nuclear. ¡Huelga decir que en una guerra de ese tipo, no habría ganadores!

Pero también tiene misiles sencillos, digamos, convencionales, que la empresa llama targets. Uno de ellos, el BQM-74E, se presume que es un “proyectil muy versátil de excepcionales capacidades, que además de explosivos, puede transportar sistemas de radares, detección infrarroja, simuladores de búsqueda, identificación enemiga, además de que cuenta con alas y alerones en la cola para desplazarse mejor”. Vean, pues, qué interesantes avances tecnológicos para la tecnología de la muerte ofrece esta versátil empresa.

Raytheon también tiene su pabellón. Sus ventas en 2010 fueron de 25200 mdd. En su página digital (http://www.raytheon.com/ourcompany/), puede leerse uno de sus nobles y entregados objetivos: “Las mejores mentes que tenemos están trabajando para apoyar lo mejor de nuestra nación todos los días del año. Ya sea que se trate de nuestra seguridad interna o apoyando nuestras misiones militares externas, Raytheon está en la constante búsqueda de nuevos e innovadores medios de proteger nuestras libertades y nuestra forma de vida”. Muy patrióticos sus objetivos, ¿no creen?

General Dynamics es otro monstruo estadounidense de la producción militar. Sus ventas en el 2010 fueron de 32466 mdd (más o menos nuestras exportaciones anuales de petróleo, para que se den una idea de cuán lucrativo es vender armas). Ocupa a 90000 empleados en EU.

En su página digital (http://www.generaldynamics.com/about/), puede leerse: “General Dynamics es líder en el mercado del sector de la aviación, de vehículos y sistemas de combate de tierra y expedicionarios, de armamentos, municiones, construcción de barcos y sistemas marinos, así como de tecnología y sistemas de información crítica”. Y por si no bastara, agrega que “brinda productos y servicios capaces, relevantes y accesibles, a través de una cultura enfocada en la calidad, innovación, mejora continua, integridad, así como comportamiento ético”. Pues si es ética la fabricación de armas, qué tipo de “valores” son los que gobiernan este materialista, muy bien armado mundo, puede pensarse ante semejantes disparates.

Y, como es de esperarse, en IDEX hay “grandes ofertas”, sobre todo de aquellas empresas deseosas de deshacerse de sus armas en vía de obsolescencia, así que les hacen un “descuentito”, y listo, se venderán como pan caliente, ¡al primer postor que esté muy listo para cuando los “remates de armas” comiencen! (quizá a la media noche, como suelen hacer las tiendas departamentales durante el llamado viernes negro, premiando a los desvelados que hayan atendido la convocatoria, ¿no creen?).

En fin, que gracias a estas didácticas, constructivas, amenas ferias de armas, la industria de la muerte puede confiar en seguir teniendo un brillante, futuro, que ni las crisis económicas más severas, ni los tratados de paz, ni la barbarie provocada por las “modernas” guerras, podrán afectar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.