jueves, 22 de marzo de 2012

México: Las jóvenes, fiel de la balanza electoral

Anayeli García Martínez (CIMAC)

Las mujeres definirán los comicios del próximo 1 de julio para elegir Presidente de la República y renovar el Congreso de la Unión, toda vez que de los 78 millones 881 mil 795 ciudadanos que podrán sufragar el 51.86 por ciento son mujeres.

De acuerdo con cifras del Instituto Federal Electoral (IFE), hasta el pasado 9 de marzo se tenían registrados 40 millones 906 mil 154 mujeres, lo que se traduce en el 51.86 por ciento del total de votantes, y 37 millones 975 mil 641 hombres que representan el 48.14 por ciento de la lista nominal de electores.

El pasado 8 de marzo el presidente del IFE, Leonardo Valdez Zurita, afirmó que las mujeres con su voto y participación definirán el triunfo en las elecciones federales de este año. Las cifras refuerzan esta hipótesis y ponen sobre la mesa la importancia para las y los candidatos de considerar los problemas y necesidades del electorado femenino.

La lista nominal contiene los nombres de las y los ciudadanos que tienen credencial para votar con fotografía, y que por tanto podrán sufragar. El IFE revela que este 2012 el 51.86 por ciento de los votantes serán mujeres.

En el Distrito Federal, por ejemplo, de los 7 millones 159 mil 188 ciudadanos que elegirán Presidente de la República, diputaciones, senadurías, asambleístas y jefaturas delegacionales, hay un registro de 3 millones 782 mil 552 mujeres (52.83 por ciento) y 3 millones 376 mil 636 hombres (47.1 por ciento).

En el Estado de México -entidad donde predominan el feminicidio y la violencia de género- hay 10 millones 295 mil 317 electores, de los cuales 5 millones 371 mil 381 son mujeres (52.17 por ciento) y 4 millones 923 mil 936, hombres.

Realidad en femenino

El estudio “La situación actual de los jóvenes en México”, elaborado por el Consejo Nacional de Población (Conapo), pone sobre la mesa algunos de los principales problemas que afectan a las mujeres jóvenes, tales como la falta de educación, empleo y servicios de salud.

Mientras las mujeres jóvenes de 20 a 24 años aumentaron su participación en el nivel educativo más alto (preparatoria y más) de 37.6 a 56.8 por ciento entre los años 2000 y 2009, los hombres del mismo rango de edad lo hicieron de 37.1 a 54.5 por ciento, respectivamente.

El Conapo reconoce que hace falta camino por recorrer para eliminar las desventajas educativas y explica la importancia de programas sociales que otorguen becas escolares a partir de la secundaria, nivel en el que -advierte- se registra mayor deserción escolar entre las adolescentes.

En su análisis, el consejo destaca que si bien la proporción de hombres y mujeres jóvenes que no reciben ingresos es semejante (alrededor de 15 por ciento), en general las mujeres ganan menos que sus contrapartes masculinos, pues son mayoría en las actividades peor remuneradas y minoría entre las más redituables.

En el tema de salud, de manera particular Conapo menciona la necesidad de atender la mortalidad asociada a causas maternas, que en 2007 provocó el fallecimiento de poco más de tres mujeres jóvenes por cada 100 muertes registradas.

Su primera vez

En la lista nominal hay 3 millones 687 mil 204 electores y electoras de 18 y 19 años que votarán por primera vez.

Las estadísticas oficiales indican que este 2012 estará marcado por el voto de 10 millones 304 mil 172 personas de 20 a 24 años de edad; 10 millones 189 mil 101 de 25 a 29, y le siguen las personas de 30 a 34 años con 9 millones 716 mil 141 personas.

De acuerdo con el Conapo, es necesario proponer una política pública que atienda las necesidades de los 31.9 millones de jóvenes entre 14 y 29 años de edad que viven en México.

El Conapo indica que a pesar de que la mayoría de las y los jóvenes se encuentra en mejores condiciones educativas y de salud que las generaciones anteriores, los obstáculos que enfrenta en el mercado laboral los sitúa en una posición vulnerable respecto a otros grupos sociales.

En 2010 las y los jóvenes representaban la tercera parte de la población económicamente activa, y sin embargo constituían más de la mitad de la población sin empleo. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, realizada por el Inegi, en ese año el 2.4 por ciento de las y los jóvenes no estudiaban ni trabajaban.

Un tema más que define la situación actual de la juventud en México es la salud sexual y reproductiva. En 2009 la Necesidad Insatisfecha de Anticonceptivos (mujeres que desean limitar su descendencia, pero no usan métodos de control natal) alcanzó a 9.8 por ciento de las mujeres en edad fértil unidas a nivel nacional.

Lo anterior representa un decremento sustantivo respecto a 1987, cuando la NIA ascendía a 25.1 por ciento. Sin embargo, entre las adolescentes sexualmente activas, sin distinción de su situación conyugal, el indicador estaba en 14.7 por ciento en 2009, y entre las adultas jóvenes en 11 por ciento.

Riesgo de abstención

Cabe recordar que en los comicios presidenciales de 2006 se registró una participación del 58.55 del total de las y los electores. Según los resultados oficiales, el PAN obtuvo 35.89 por ciento de los votos para Felipe Calderón, y la coalición PRD-PT-Convergencia logró 35.1 por ciento para Andrés Manuel López Obrador.

En esas mismas elecciones sólo en el DF hubo una participación de 67.49 por ciento; no obstante, para las elecciones de 2009 -cuando se renovó la Cámara de Diputados- ésta cayó al 41.25 por ciento, es decir de los 7 millones 320 mil 170 capitalinas y capitalinos, sólo 3 millones 19 mil 667 acudieron a las urnas.

Aunque no hay un estimado sobre la abstención que se podría presentar en los próximos comicios, en el “Informe sobre el Desarrollo Mundial 2007: El desarrollo y la próxima generación”, elaborado por el Banco Mundial (BM), se plantearon algunas tendencias de las actitudes y percepciones políticas de las y los jóvenes.

En el estudio se detalla que de 1990 al 2000 se registró un aumento en el interés de las y los jóvenes de 18 a 24 años por la política en los países de bajos ingresos, mientras que disminuyó en todos los demás países. El mismo documento precisa que la actualización de 2007 no registró un cambio significativo en el caso de México.

Es decir, en nuestro país (clasificado por el BM en la categoría de naciones con ingreso medio-alto) las y los jóvenes muestran poco interés por la política.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.