miércoles, 25 de abril de 2012

Puerto Rico: Se comprimen las masas de los partidos mayoritarios

Jesús Dávila (NCM, especial para ARGENPRESS.info)

La militancia de los dos partidos mayoritarios se ha tornado más comprimida y con una alta incidencia de individuos dispuestos a cualquier maniobra para ganar, situación que ha entrado en crisis al toparse con el viejo y meticuloso sistema electoral heredado de tiempos de España que ha estado descarrilando intentonas fraudulentas a lo largo y ancho de todo el país.

Así las cosas, a más de un mes de efectuadas las primarias de los partidos mayoritarios Nuevo Progresista y Popular Democrático para escoger sus candidatos, continúa el escrutinio riguroso ante un panorama que incluye localidades con votación reportada de hasta 160 por ciento, participación de varias veces los votos totales recibidos por los partidos en comicios generales y decenas de maletines conteniendo papeletas que fueron arrestados para investigación.

Ambos partidos han visto reducidas sus cifras de votación, aunque el más afectado es el oficialista PNP, que la noche del evento el 18 de marzo superaba por decenas de miles de votos al opositor PPD. Según avanza el escrutinio, las dos moles electorales van apareciendo como dos fuerzas parejas con militancia de poco más de once por ciento del electorado cada una y con problemas operacionales aunque con cierta tendencia a los trucos.

“La democracia se defiende con el voto y eso es sagrado”, comentó un veterano funcionario electoral, quien dijo que aunque espera que la mayoría de los casos sean deficiencias operacionales, se debe enviar a la cárcel a los que hubieren cometido fraude. De hecho, por orden del presidente de la Comisión Estatal de Elecciones, el juez en licencia Héctor Conty, el escrutinio de cada mesa de votación lo hacen juntos funcionarios del PNP y el PPD que son observados por representantes suyos y del Partido Independentista Puertorriqueño como parte del “sistema de desconfianza”, además de que un perito calígrafo revisa todas las firmas dudosas.

Ya desde la noche del evento, a pesar de que muchas de las actas no cuadraban, se comenzó a formar un panorama en el que el oficialismo aparecía con más votos en 33 municipios, la oposición al frente en 37 y ocho municipios en virtual empate. La situación podría cambiar bastante con el escrutinio y, por ejemplo, en la capital el gobernante PNP comenzó con una ventaja amplia sobre el PPD, pero el cuadro cambió cuando se invalidaron entre siete y ocho mil de sus sufragios.

La otra cara del fenómeno es el espectáculo de días y días en el centro de operaciones de la CEE, donde funcionarios y voluntarios del PNP, PPD y PIP trabajan jornadas intensas de escrutinio para reparar los daños al sistema. Eso abarca hasta los sistemas internos de la propia CEE y, cuando se descubrió que en el área de operaciones había personas entregando actas incorrectas y en se difundían resultados inexactos en las pantallas electrónicas, se inició ahí también un proceso de depuración y una fuente dijo que se dan los pasos para instalar programas que permitan la detección a tiempo de errores aritméticos.

Todo el proceso se retrasó durante semanas pues primero fue la batalla legal, que llegó hasta el Tribunal Supremo, donde la mayoría anexionista respaldó la propuesta del Juez Presidente, autonomista, para que se lograra un consenso entre los partidos y la CEE. Además, tampoco ha estado exento de situaciones de alguna tensión, en especial por el resentimiento de autonomistas de estar bajo la vigilancia del PIP.

Los cambios en el comportamiento político resaltan por la depuración en momentos en que se preparan consultas electorales para reformar la Legislatura, restringir o mantener el derecho absoluto a la fianza, decidir si continúa en el gobierno del anexionista Partido Nuevo Progresista y, sobre todo, un plebiscito en que se preguntará a los ciudadanos si mantienen o retiran el consentimiento a la condición de colonia de Estados Unidos.

Este año también, además del oficialista PNP, el opositor PPD –ambos a favor del gobierno de EEUU sobre Puerto Rico- y el PIP, ha entrado como partidos nuevo el Movimiento Unión Soberanista y sometido a la consideración de la CEE el Partido Puertorriqueños por Puerto Rico. A esos se espera que se sume próximamente el Partido del Pueblo Trabajador, con lo cual acudirían seis formaciones políticas a los comicios de noviembre.

Aunque Puerto Rico ha elegido funcionarios desde 1809, el sistema electoral propiamente comenzó a partir de 1869, cuando los comicios incluyeron pluralismo, derecho, partidos poco después y, sobre todo, electorado. Se fundó como secuela de la Revolución Gloriosa de España y el alzamiento independentista puertorriqueño del Grito de Lares, ambos de 1868.

El drama presente se parece al ocurrido en los comicios generales de 1920, según consta en el archivo histórico de la Comisión Estatal de Elecciones.

Por ejemplo, en el documento “Estadísticas de las elecciones celebradas el 2 de noviembre de 1920 y candidatos elegidos y proclamados" aparece anotada la votación del partido local “Popular”, conocido como “El Ligao”, en la lista de sufragios por el Comisionado Residente en Washington –aunque no se suponía que la pequeña formación local tuviese candidato alguno para el cargo- que elevó la participación aparente al 157 por ciento del electorado en la ciudad sureña de Ponce. El perito Fernando Bayrón Toro ha advertido que “nadie podría ahora corroborar tal fraude”, pero consigna que uno de los electos en esos comicios tuvo que retirarse luego de que fue impugnado y su escaño legislativo fue ocupado por otro.

El proceso de 1920, el único en el que el voto fue compulsorio en Puerto Rico, resultó ser preámbulo a un cambio importante, cuando poco después EEUU notificó a través del gobernador Emmet Montgomery Reily que los independentistas no podían ejercer cargos ni empleos gubernamentales. El Partido Unión, triunfador de aquellos comicios, optó por eliminar la independencia de su programa y buscar un régimen autonómico denominado desde entonces “Estado Libre Asociado”, en reacción a lo cual se fundó el Partido Nacionalista de Puerto Rico.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.