viernes, 31 de mayo de 2013

Argentina, Chaco: La prensa local frente a la represión y la muerte

Juan Manuel Boccacci (RED ECO)

La represión llevada a cabo el pasado 22 de mayo por la policía de Chaco en la ciudad de Castelli, dio lugar a una amplia cobertura por parte de los medios locales. En ella pudimos reconocer algunas de las metodologías que los medios masivos, tanto de alcance nacional como provincial, utilizan para representar las luchas de los pueblos originarios y las organizaciones sociales. Los motivos de fondo para sus reclamos desaparecen de las crónicas y dejan paso a “irracionalidad”, el “exceso” y los “actos de vandalismo”.

La policía de la provincia de Chaco reprimió violentamente una serie de manifestaciones encabezadas por miembros de comunidades originarias y organizaciones sociales. El saldo de los hechos arrojó gran cantidad de heridos y detenidos por parte de los manifestantes.

La muerte de Florentín Díaz, miembro de una estas organizaciones, dio lugar a un sinfín de especulaciones e incertidumbres que fueron tematizadas por los medios tanto locales como nacionales. Proponemos un recorrido por algunas de estas publicaciones gráficas con la finalidad de mostrar las formas en que los medios construyen las luchas de los sectores excluidos.

La noticia en Medios locales: Diario Norte y Datachaco.com

Sobre los protagonistas de los hechos.

Diario Norte: desde el “usuario afectado” al “salvajismo” de los manifestantes. Datachaco.com: toma las dos campanas para brindar una imagen de mayor “parcialidad”

Ambas publicaciones caen en prácticas típicas del periodismo masivo comercial: en ninguno de ambos casos se contextualiza la acción de la comunidad a la que Florentín Díaz pertenecía, ni la de los organismos sociales representantes de los pueblos originarios, dentro de un esquema más general de lucha. Sus reclamos solo son visibilizados en acciones de gran notoriedad social, como los cortes de rutas. Ninguno de los dos medios dan cuenta de las condiciones de vida de los sectores reprimidos, que son en definitiva las que los llevan a situaciones de protestas. Entonces no es extraño que ambas publicaciones anoten como el origen de los incidentes los “cambios en la modalidad de entrega de módulos alimentarios”. Esta vista sesgada de los hechos permite inferir una supuesta “irracionalidad” en los reclamos de estos sectores sociales: no se lucha por condiciones de existencia más dignas sino por “ser el encargado” de la repartición de bolsas de alimentos. Una instancia aparentemente burocrática y alejada de sus verdaderos reclamos.

Ahora bien, haciendo un análisis más fino de ambas publicaciones podemos observar que en sus sitios web rápidamente se hicieron eco de los hechos ocurridos. Sin embargo pueden establecerse algunas diferencias: “Diario Norte” toma en sus primeras notas sobre el acontecimiento las palabras de funcionarios gubernamentales para construir la cadena de acontecimientos: Una “visita de rutina” a la localidad de Castelli por parte de funcionarios gubernamentales pone en evidencia “casos de corrupción en la entrega de mercaderías”. Desde el Ministerio de Desarrollo Social enviaban los materiales a organizaciones sociales de la zona para que se encarguen de la distribución. Las acusaciones recaen, entre otras personas, sobre “Mercedes Sánchez”, miembro de una de estas organizaciones. Se le atribuye “cobrar veinte pesos para la entrega de la mercadería” a la gente de la zona, que debería distribuirse gratuitamente. En consecuencia la Ministra de Desarrollo Social decide realizar la denuncia y modificar la forma de entre
ga de los alimentos, pasando por alto la intervención de las organizaciones. Insatisfechos con esta medida, los miembros de las organizaciones responden con cortes de rutas. Esa es, básicamente la construcción de los hechos que hace “Diario Norte”, en la cual el gobierno provincial no aparece vinculado al pago que recibe Sánchez.

A partir de allí se apela a la palabra del Ministro de Gobierno de la provincia, Juan Manuel Pedrini, quien describe el accionar las organizaciones sociales y los manifestantes como irracional: según el funcionario se buscó “el diálogo” en varias ocasiones, sin lograr que estos “depusieran” los cortes, razón por la cual se debió proceder a “liberación de la ruta”.

El enfoque que se da al acontecimiento responde a la lógica del “usuario afectado”: se busca centrar el análisis en las complicaciones que el hecho produce a los habitantes (se habla de “ciudad sitiada”) generando dos posturas antagónicas: “piqueteros” vs “ciudadanos”.

Por otro lado se vuelve a poner el acento en el carácter ilógico de la protesta: no se conocen las razones para una movilización de esta envergadura, se cataloga a los manifestantes como “salvajes”, “vándalos” y “criminales”.

A la hora de dar cuenta del saldo de los enfrentamientos “Diario Norte” pone el foco en los 10 policías heridos. Señala el ensañamiento de los grupos piqueteros en su accionar, que inclusive contaban con “bombas molotov”.

En esta misma línea, otra nota de “Diario Norte” realiza el seguimiento del traslado de un policía herido de gravedad hasta un hospital cercano. El artículo funciona para resaltar el “salvajismo” de los manifestantes. Acompañan la publicación imágenes del traslado, donde vemos al sub-oficial en gestos de evidente dolor.

Por su parte, “Datachaco.com” adopta una postura en la que busca apartarse de los medios alineados con el kirchenrismo. Así lo muestra en una de las notas al referir que “los medios oficiales hablan de ‘piqueteros salvajes y violentos’”. De esta manera en sus sucesivas notas buscarán formar una imagen de mayor “parcialidad” al utilizar como fuentes no solo a los sectores gubernamentales sino también a miembros de otros partidos políticos y, fundamentalmente, a los organismos sociales y representantes de los pueblos originarios. El aporte fotográfico de la publicación, si bien escaso, da muestras de los heridos tanto del lado policial como de los manifestantes.

Sobre la muerte de Florentín Díaz

Diario Norte: “Una muerte por accidente de tránsito, mezclada con disturbios”. Datachaco.com: “los incidentes” como responsables de la muerte.

Es interesante notar la manera en que ambas publicaciones construyen la muerte de este miembro de la comunidad Qom Curushy.

“Diario Norte” desde sus primeras notas desvincula la muerte de Díaz de la manifestación. “Una muerte por accidente de tránsito, mezclada con disturbios” es el título de una de ellas. Díaz volvía de la manifestación cuando, a kilómetros de allí, fue atropellado por una camioneta. Esta es la serie de hechos que busca legitimar el medio y recurre nuevamente a fuentes gubernamentales para dar veracidad a sus afirmaciones. Si hubiera algún tipo de línea de análisis que pudiera sugerir la conexión entre la protesta y la muerte de Díaz es totalmente desestimada y nunca será planteada como hipótesis. El relato del subsecretario de Seguridad Pública es incorporado a este fin.

En tanto “DataChaco” realiza una reconstrucción un tanto más ambigua. “Los incidentes en Castelli dejaron un muerto” será el primer titular sobre el hecho. Allí podemos reconocer la unión entre los hechos represivos y la muerte, pero marcada por la incertidumbre en cuanto al autor del crimen al asignar a “los incidentes” como responsables de la muerte. Desde ya que al ser la policía la encargada de reprimir a los manifestantes (dentro de los que estaba Díaz) podría darse por entendida su responsabilidad. Pero luego se apelará a las declaraciones de médicos del hospital donde Florentín Díaz fue internado, como de miembros del gobierno provincial, para borrar esa posibilidad: “Florentín Díaz falleció de un traumatismo cerrado de abdomen” y “El procurador general también dice que Díaz murió por un accidente” son algunos de los titulares.

Invisibilizar el reclamo de fondo provoca que desaparezca el origen de las largas y permanentes batallas que tanto los pueblos originarios como las diversas organizaciones sociales llevan adelante en su lucha por palear la pobreza. Esta vista sesgada de los hechos empuja a pensar una supuesta “irracionalidad” en las exigencias de estos sectores sociales. Se trabaja de esta manera en la búsqueda de un consenso social que se centre en cuestionar metodologías y que ponga a la “violencia” del lado de los excluidos, sin preguntarse quiénes son los responsables de su situación de marginalidad.

Fuentes:
Diario Norte (www.diarionorte.com.ar):
- http://www.diarionorte.com/article/88898/castelli-padecio-graves-choques-entre-piqueteros-criollos-y-aborigenes-con-la-policia
- http://www.diarionorte.com/article/88903/una-muerte-por-accidente-de-transito-mezclada-con-disturbios
- http://www.diarionorte.com/article/88908/un-suboficial-fue-trasladado-en-helicoptero-hasta-el-perrando
- http://www.diarionorte.com/article/88969/retorno-la-calma-a-castelli-aunque-persisten-las-denuncias-de-los-movimientos-sociales
Datachaco.com (www.datachaco.com):
- http://www.datachaco.com/noticias/view/20408
- http://www.datachaco.com/noticias/view/20412
- http://www.datachaco.com/noticias/view/20413
- http://www.datachaco.com/noticias/view/20463
- http://www.datachaco.com/noticias/view/20485
- http://www.datachaco.com/noticias/view/20507
- http://www.datachaco.com/noticias/view/20604

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.