miércoles, 8 de mayo de 2013

Colombia: Pretenden entregar a UNE a la multinacional sueca Millicom

Carta abierta del Diputado Jorge Gómez a los concejales de Medellín con motivo de la discusión del proyecto de acuerdo que pretende entregar a UNE a la multinacional sueca Millicom.

Medellín, mayo de 2013

Con todo el respeto que ustedes se merecen y en mi condición de Diputado de la Asamblea de Antioquia elegido, entre otros, por ciudadanos de Medellín, me dirijo a cada uno de ustedes a fin de solicitar encarecidamente, en principio a quienes consideran que la propuesta fusión de UNE con la multinacional Millicom es inconveniente, que se mantengan firmes en la decisión de votar en contra el proyecto de acuerdo en el segundo debate y a felicitarlos porque han mantenido una posición valiente y decidida en defensa del patrimonio público.

Pero mi ruego va dirigido con más énfasis a los concejales que por solidaridad política con la administración de Aníbal Gaviria, han decidido votar el Proyecto de Acuerdo 106 de forma afirmativa. A ellos les pido que recapaciten antes de votar el miércoles sobre los siguientes argumentos:

1. No es cierto que el patrimonio público se salva haciendo sociedades con una empresa privada y menos con una multinacional. Emplazo a la administración municipal y los gerentes de EPM y UNE para que muestren siquiera un ejemplo, un botón de muestra en algún rincón del planeta en el que haya sucedido ese extraño e inverosímil caso. En Colombia tenemos un ejemplo reciente con lo que sucedió con la estatal Telecom y la multinacional de origen español Telefónica, a la cual se entregó el manejo de la compañía fusionada supuestamente para salvar el patrimonio público y lo que ha sucedido es que con recursos del Estado se ha recapitalizado el fondo para atender las obligaciones pensionales que se había comprometido a cubrir Telefónica. Recuerden la afirmación del padre del neoliberalismo, el premio Nobel de economía Milton Friedman, “la única responsabilidad social de las empresas es la de obtener beneficios para sus accionistas”. ¿Será que Millicom es la excepción a la regla y tiene como destino en este mundo salvar la empresa de telecomunicaciones pública de Medellín? Con las afirmaciones catastrofistas de los promotores de la iniciativa, se hundirían tanto por UNE como Millicom por separado, como las dos juntas.

2. No es cierto que la movilidad sea más importante desde el punto de vista de un plan de negocios que la banda ancha. Quien tiene banda ancha y es líder en ese segmento puede conseguir a menores costos la movilidad que quien tiene una red de cobre tan grande y valiosa como UNE. Y a la inversa, quien solo tiene movilidad (celulares), tiene que sudarla duro para conseguir la banda ancha (internet de alta velocidad y capacidad, TV por cable y telefonía fija). La parte ancha del embudo es para Millicom, la estrecha para UNE.

3. Es falso que el talismán para salvarnos de la voracidad de Telefónica y Claro sea Millicom. Comparan los defensores de la privatización a UNE con los dos colosos para hacer ver a nuestra empresa de telecomunicaciones aún más pequeña que a David frente a Goliat. ¿Pero han comparado a los dos Goliats con Millicom? La distancia es igualmente enorme, especialmente si se tiene en cuenta los muy marginales países en que opera y la composición de sus clientes, en su inmensa mayoría, prepagos. ¿ Será que los 50 millones de clientes de bajo poder adquisitivo que tiene Millicom son suficientes para “competir” con los más de 600 millones que tienen los dos “colosos”?

4. Es contundentemente cierto que las debilidades observadas en UNE tienen origen en pésima gestión administrativa y en decisiones absurdas como la de comprar Orbitel por el precio que se adquirió y vender en una operación que resultó un regalo, a Colombia Móvil –OLA- al socio que hoy se nos vende como el redentor. Aquí vale la pena recordar al sujeto que vendió el sofá porque su esposa le fue infiel en el. No se trata de vender el sofá, lo que se debe hacer es corregir el rumbo.

5. “Los concejales no debemos definir el socio estratégico” afirma uno de los corporados que votó positivamente en las comisiones la fusión. La afirmación sobra pues el Alcalde y los Gerentes de EPM y UNE ya lo tienen definido. Pero también es claro que de aprobar el proyecto de acuerdo, lo harían a sabiendas de que se está dando vía libre a un negocio que tiene beneficiario con nombre específico, asunto que además ha sido publicitada profusamente y de manera abusiva por la gerencia de EMP mediante costos volantes que recibimos todos los suscriptores. Y aunque no lo diga la letra del acuerdo, están convalidando un “acuerdo de entendimiento” ya suscrito entre los gerentes de UNE y Millicom. Estarían haciendo lo que dicen no hacer, lo que a mi juicio y del de respetables juristas, transgrede normas legales y éticas.

6. A los personajes públicos hay que juzgarlos por sus ejecutorias. Aníbal Gaviria cuándo fungía como Gobernador de Antioquia y su Secretario de Hacienda en ese entonces y hoy Gerente de EPM, Juan Esteban Calle, propusieron privatizar la Fábrica de Licores de Antioquia con idénticos argumentos a los que hoy usan para regalar a UNE: que iba a desaparecer, que iba a convertirse en un costoso pasivo para el Departamento, que se la iban a tragar las multinacionales en medio de la globalización, que era mejor venderla cuando todavía valía algo y un largo etcétera de argumentos que la vida demostró que eran falsos y que solo servían como una especie de taparrabos para ocultar que respondían a simples motivaciones ideológicas de los cultores del mercado y devotos del capital extranjero. Hoy se repite la historia, cambiando solamente el objetivo a privatizar y los encargados de autorizarla. Los llamo a que tengan el valor que tuvieron los Diputados de ese entonces y engrandezcan su nombre inscribiéndolo en la lista de los defensores del patrimonio público y no en la de la “Historia universal de la infamia”, en la que con nombres cambiados, José Luis Borges, narrara crímenes reales.

Podríamos escribir sin límite argumentos, el debate podría prolongarse al infinito, sé que muchos de ustedes van a votar con serias dudas. Por esa razón les propongo que exploremos otras salidas como la de acudir a una consulta popular con los accionistas de UNE que somos los ciudadanos de Medellín, o a que ante la duda se abstengan, como aconseja la sabiduría popular, pero casi en tono de súplica, les solicito que no entreguen a una multinacional de dudosísima ortografía otro pedazo de nuestro patrimonio público.

De los señores Concejales, atentamente:

JORGE ALBERTO GÓMEZ GALLEGO
C.C. # 8’426.821
Diputado Asamblea Departamental de Antioquia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.