miércoles, 29 de mayo de 2013

Comunidad Europea. Una decisión peligrosa y la opción terrorista para Siria

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

El levantamiento del embargo de armas adoptado el 27 de mayo por el Consejo de Cancilleres de la Unión Europea, habilita a los países miembros de la Unión a exportar y trasladar armas a la oposición y al llamado ejército rebelde en el conflicto en Siria.

En diciembre del año pasado, los 27 ministros europeos de Relaciones Exteriores de los países de la Unión Europea en Bruselas, tras el encuentro con Ahmad Moaz al-Jatib que entonces dirigía a la oposición fuera de Siria, se había intentado reordenar a una oposición políticamente fragmentada y con una expresión militar avasallada por contingentes de terroristas provenientes de varios países.

Esta decisión de la Unión Europea del pasado 27 de mayo es la continuidad de un proceso políticamente fracasado y que en el plano militar tampoco ha resultado. El Ejército Árabe Sirio controla más del 75 % del territorio y si no fuera por la permisividad de los gobiernos de Turquía y Jordania para permitir la entrada de terroristas y armamento, este conflicto armado habría acabado hace tiempo.

La medida debe ser materia del Consejo de Seguridad de la ONU porque si las armas llegan a ser utilizadas por los terroristas sería una violación a la Carta de Naciones Unidas y a la resolución de lucha internacional contra el terrorismo adoptada por la ONU en diciembre de 2001.

La línea divisoria entre ejército rebelde y terroristas en Siria dejó de existir desde la ola de atentados en Damasco de julio del año pasado y quizás antes. Es cuando se detecta que el ejército sirio no se desintegraba y al mismo tiempo se avizoraba el apoyo del pueblo sirio al gobierno. Comenzaban también las protestas de ciudadanos en los países vecinos que abrieron las fronteras para la filtración de armas y terroristas.

Este es el cruce de la línea que ahora la Unión Europea está decidida a apoyar con el objetivo de derrocar el gobierno del presidente Bashar el Assad. En un demencial juego del “ahora o nunca”, la medida es unilateral. Demuestra la fragilidad o inoperancia directamente, del multilateralismo, particularmente el representado por Naciones Unidas bajo la administración de Ban Ki-moon.

Es una riesgosa decisión y exhibe el fracaso de la capacidad negociadora de la Unión Europea para unir a la oposición dentro y fuera de Siria la cual no ha podido derrocar al gobierno porque simplemente no ha tenido el apoyo popular en Siria. Mientras se prepara una mesa de negociaciones anticipada para este mes de junio con el objetivo de ponerle fin al conflicto, el facilitar el envío de armas a los llamados rebeldes es políticamente suicida.

En una guerra que ha sido impulsada en un cuadro de acción interpósita donde confluyen principalmente los intereses de Israel y la Alianza Transatlántica para diezmar un estado independiente, la medida política como otras adoptadas contra Siria, legitima una vez más el registro terrorista para derrocar un gobierno.

Con este paso la Unión Europea está cometiendo un error histórico sin precedentes y que podrá tener implicancias domésticas en sus propios territorios al legitimar el terrorismo en los momentos en que avasalla al llamado ejército rebelde. Estados Unidos de manifestar una conducta de apoyo a esta resolución del consejo de cancilleres de la Unión Europea, estaría forzando un quiebre del esfuerzo multilateral por pacificar Siria, y significaría sobretodo el fracaso de la reunión anticipada para junio orientada para ponerle fin al conflicto armado y acordar un plan de transición.

El gobierno sirio ha estado dispuesto a llevar adelante este plan con la única observación de que el proceso de debate y negociaciones sea entre sirios y sin interferencia extranjera.

Como medida de presión para hacer fracasar las negociaciones y forzar la renuncia del presidente Bashar el Assad refleja un pragmatismo bordeando la arrogancia colonial de la cual países como Alemania, Francia, Reino Unido, Bélgica, Holanda, España, por nombrar algunos, no pueden desprenderse. Es una obstinación que debe ser juzgada por los ciudadanos de esas naciones que no han sido informados imparcialmente del verdadero escenario en Siria y de las implicancias de utilizar el terrorismo como expediente para derrocar un gobierno que es legítimo desde la perspectiva de una clara mayoría de sirios que lo apoyan.

La Unión Europea está desempeñando un triste papel histórico al estar luchando contra el veto de China y Rusia en la ONU que no permitieron la intervención militar que respalda- bajo condiciones muy específicas - el Capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas. En este sentido, levantar el embargo para exportar armas al conflicto sirio viola la Carta de Naciones Unidas. La Unión Europea ha optado definitivamente por la intervención a través de terroristas instalados en Siria bajo la matriz permisiva del “ejército rebelde”.

La vía multilateral de Naciones Unidas es avasallada por esta decisión y no contribuye a ningún plan de paz, acudiendo a además a subterfugios teóricos decimonónicos de que “la guerra hace la paz”, como si continuáramos azotados por los principios de la Reina Victoria, o el otro monstruito sobre dimensionado como Winston Churchill.

Huele mal la Europa con mentalidad de Alianza Transatlántica obsesionada con la supremacía global. En el más puro estilo de las llamadas Repúblicas Bananeras, usa a Siria e Irán por cierto, como chivo expiatorio para calmar poblaciones enardecidas por fallas profundas en la gestión económica y en las relaciones internacionales. La Unión Europea se fue de viaje con la farándula y el exceso de ingreso de las monarquías del golfo petrolero del Asia Menor y ahora no saben cómo contener el fenómeno del terrorismo. Tampoco aceptan que un digno gobierno Sirio les haya enseñado el camino.

Todo sucede después de llegar a una cifra de 100.000 muertos, de la que se habla y que no ha sido nunca comprobada y que se usa con la misma laxitud con que la comunidad europea de naciones ha apoyado al terrorismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.