viernes, 28 de marzo de 2014

Neuquén, la provincia sin inflación

Martín Álvarez (CARTAGO WEB)

El proceso inflacionario argentino de estos primeros meses del año ha golpeado los depreciados salarios de manera tal que a nadie le pudo ser ajeno. Menos aún, a los funcionarios neuquinos que resolvieron no publicar el Índice de Precios al Consumidor, el IPC provincial de estos meses.

Quizás, las paritarias abiertas son parte de las razones de dicha decisión. Con las arcas provinciales semi vacías -pese a los constantes anuncios de millones y millones de inversión en Vaca Muerta- al gobierno le cuesta afrontar el aumento que reclama toda la administración pública porque además ya destinó buena parte de los fondos proyectados en masa salarial al groso aumento del personal policial.

Los datos nacionales evidencian que la disparidad entre el proceso inflacionario y las discusiones salariales de las paritarias 2014 es alarmante. El Índice de Precios al Consumidor Nacional Urbano, obtenido mediante la nueva metodología acordada entre el INDEC y el Fondo Monetario Internacional (FMI), arrojó un resultado de 3,7 % de inflación en enero y un 3,4 % en el mes de febrero, es decir, un 7,2 % de variación entre diciembre y febrero. Si se constituye como tendencia, estaríamos ante una inflación acumulada anual de más del 40 %, mientras las paritarias no están logrando superar el techo del 25 % (sin contemplar -por supuesto- los déficit en los acuerdos salariales de 2013).

Daniela González, delegada de ATE por la Dirección Provincial de Estadística y Censos (DPEyC) explicó en diálogo con Cartago Web: “El gobierno no dio explicaciones concretas acerca de la decisión de no publicar los datos del IPC local. Aunque éstos se siguen tomando, hay orden de no publicarlos y no es la primera vez que ocurre”. Por tal motivo, los/as trabajadores de la Dirección Provincial de Estadística y Censos realizan medidas para volver a visibilizar que la provincia está ocultándole a la sociedad índices tan sensibles como los de inflación.

Además, el boom de Vaca Muerta y el mundo Shale encareció -aun más- la vida en la provincia de Neuquén. Según González, “los índices nacionales siempre dieron más bajos que los provinciales. A pesar de que las muestras son diferentes, en esta provincia el costo de vida es más caro”.

Sobra mes a final de sueldo

Así las cosas, en Neuquén, el poder adquisitivo de los salarios descienden vertiginosamente. Los sindicatos piden la apertura de la mesa de diálogo salarial y algunos, como el gremio docente ATEN, mantienen los reclamos con continuidad en las medidas de fuerza para las próximas semanas. Sin embargo, pese a los índices y los reclamos, el gobierno pretende llegar a junio con un aumento por decreto y con suma fija.

Las situación de las/los trabajadores de la Dirección Provincial de Estadística y Censos no es diferente a la del resto de la administración pública. En 2013 recibieron el aumento salarial en cuotas recién desde septiembre y este año sólo han percibido el bono único de 1000 pesos que otorgó el gobierno por decreto.

Además, las/los trabajadoras de dicha Dirección mantienen vigente el reclamo histórico en torno a las condiciones laborales. Casi una veintena de trabajadoras/es se encuentra en condiciones de precarización laboral abusivas, con contratos a término bajo los cuales el/la trabajador/a está vinculado al Estado como si fuera una empresa o proveedor/prestador de servicios. Para sintetizar, González describe los aspectos más graves: “el régimen de contratación requiere que las/los trabajadores sean monotributistas, esto implica un costo mínimo de 400 pesos mensuales además de una serie de trámites de inscripción que suma otros 770 pesos, gastos que -por supuesto- deben ser absorbidos por quien trabaja. A estas condiciones hay que agregarle el padecimiento de los atrasos salariales (pueden llegar a 4 meses tranquilamente) relacionados a la demora en las aprobaciones de las contrataciones de funciones en pleno desarrollo. (…) Además, se trata de trabajadores/as que realizan operativos, muchos en la calle, pero no cuentan con seguros ni con beneficios laborales básicos”.

ATE-DPEyC reclama para dicho personal contrataciones similares a los agentes de la planta docente, que cobran mediante número de legajo, por las horas trabajadas y por el plazo en que les es asignado el cargo o la suplencia que realizan.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.