lunes, 9 de junio de 2014

La encrucijada que se abre a España

Manuel E. Yepe (especial para ARGENPRESS.info)

Los motivos que condujeron a la abdicación del rey de España han sido objeto de infinidad de especulaciones, pero una de las más sorprendentes es aquella que asegura que fue en la reunión anual del Club Bilderberg, la misteriosa organización que en condiciones de semiclandestinidad reúne a las máximas autoridades de Europa y Estados Unidos en el campo político, económico y militar para imponer la dominación capitalista a escala internacional, donde se consensuó la renuncia del monarca español.

Esta reunión anual se celebró del 28 de mayo al 1 de junio en un lujoso hotel de Copenhague, Dinamarca, y se conoce que contó con la participación de influyentes figuras militares como Anders Rasmussen, secretario general de la OTAN, y el ex director de la CIA David Petraeus, aunque no se publicó información sobre los participantes ni hubo una declaración de prensa acerca de los temas tratados.

Según la periodista e investigadora española Cristina Martín Jiménez, que ha dedicado más de una década a investigar las actividades del Club Bilderberg, en la propia reunión se debatieron criterios sobre una presunta guerra de gran escala que provocará importantes cambios en la historia universal.

“No me cabe la menor duda de que la abdicación del rey ha sido una decisión consensuada de Bilderberg y que, dentro de unos meses o un año, habrá un conflicto bélico de grandes dimensiones que provocará una reestructuración militar, económica y comercial que determinará un importante cambio en la historia del mundo", afirmó la investigadora sevillana al diario español 'El Confidencial', citado por la agencia RT.

Tales elementos no hacían falta para agravar las tensiones y complicar la situación política en España.

Los resultados de las elecciones europeas ya habían dejado claro que en España se está reproduciendo el rechazo al modelo “bipartidista”, un fenómeno que en América Latina consideramos típico de nuestra región, puesto de manifiesto en décadas recientes en todos los eventos electorales. En el caso español habría que hablar del modelo monárquico bipartidista.

Más allá de la caída de los dos grandes partidos y la irrupción de otras fueras en el mapa político, los resultados de las elecciones europeas recientes en España agregan explosivos a la situación de uno de los vagones de cola del convoy europeo.

La noticia de la abdicación del rey Juan Carlos fue recibida en los medios políticos españoles y europeos con disímiles conjeturas, desde el elogio al monarca declinante por la forma en que ejerció su reinado, hasta la demanda de un referendo para que la ciudadanía decida si quiere monarquía o república.

El presidente Mariano Rajoy y su derechista extremo “Partido Popular” (PP), aplaudieron el anuncio de la abdicación a favor del príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, valorando impagable la deuda de gratitud que ha dejado Juan Carlos en los españoles.

Por su parte, Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general del centrista Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que ha compartido con el PP el bipartidismo como sistema de sucesión electoral de España en la época postfranquista, también elogió la actuación de Juan Carlos, de quien dijo que ha sabido ser el rey de todos los españoles.

De manera opuesta se manifestaron muchas otras fuerzas políticas, incluyendo las que en las recientes elecciones europeas se ubicaron en tercera, cuarta y quinta posiciones por el número de votantes.

El coordinador de Izquierda Unida, Cayo Lara, consideró que el deterioro del bipartidismo es lo que llevó al monarca a abandonar la corona y que es hora de que el pueblo decida su futuro. A tal efecto, pidió un referendo para que la población diga si quiere “monarquía o república, monarquía o democracia”.

Por similar opción se pronunció Pablo Iglesias, líder del movimiento PODEMOS , que se considera expresión política de los movimientos ciudadanos 15 de Mayo y de los Indignados, que en las pasadas elecciones europeas se ubicó en cuarta posición por el número de votos recibidos.

El llamado al referendo tuvo también el apoyo del partido Equo, quinta fuerza más votada, cuyo portavoz, Juan López, estimó que la abdicación del Rey abre la posibilidad de dar voz a la ciudadanía para que ésta decida sobre el modelo de Estado.

Faltaría por incluir en este complejo panorama el tema de las autoridades autonómicas que se hizo sentir con las declaraciones del presidente de Cataluña, Artur Mas, quien advirtió que el cambio de Rey no modificará el proceso político independentista catalán y reiteró su insistencia en realizar en esa región un referendo que permita que la voluntad del pueblo catalán decida su futuro colectivo el próximo 9 de noviembre.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.