martes, 29 de julio de 2014

Fondos buitre, Vaca Muerta y soberanía nacional

José Rigane (ACTA)

Mientras la comunidad mapuches de Neuquén levanta alambrados para resguardar los límites de su territorio comunitario en la zona de Loma Campana, área de influencia de Vaca Muerta, el fondo buitre NML Elliott presentó en los tribunales de San Francisco, California (EE.UU.), una medida para embargar activos de YPF en los Estados Unidos o de Chevron, uno de sus socios en la cuenca neuquina.

Los laberintos judiciales y el involucramiento de actores importantes como la gigante petrolera Chevron (un capital de peso económico y político muy por encima que los propios fondos buitre), es el terreno preferido de Elliott y compañía.

Los fondos buitre actúan perjudicando al país y a los intereses nacionales. Esto lo hemos dicho y lo venimos denunciando desde la CTA hace tiempo. En palabras de Julio Gambina, economista de la central de trabajadores y presidente de la FISyP, creemos que Argentina debe “declarar la imposibilidad de cumplir con el fallo de Nueva York y con ello suspender la totalidad de los pagos de la deuda e investigar y auditar las acreencias, supliendo lo no realizado en treinta años de gobiernos constitucionales”. Esto incluye cualquier posible embargo sobre activos estratégicos, como son los que están en juego.

La historia de los fondos buitre es la historia de la deuda externa argentina no investigada y el pueblo en todo esto siempre ha sido perjudicado.

Pero esta historia nos advierte sobre el tipo de acuerdos que hemos firmado, donde permitimos (como se acordó con Chevron) arbitrar las diferencias en juzgados extranjeros, que son afines al mundo del capital y no del bienestar social. Hay que recordar que Argentina sigue perteneciendo al CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones del Banco Mundial con sede en EE.UU.), un organismo donde sólo las empresas privadas pueden realizar acciones legales contra los estados nacionales.

Los abogados de NML Elliott, propiedad del multimillonario Paul Singer, quieren que la Justicia de Estados Unidos autorice a avanzar con embargos contra la Argentina en todo el territorio de Estados Unidos y los activos energéticos argentinos son el primer objetivo.

Es la justicia de otro país, nada más ni nada menos que la de Estados Unidos, la que decide y define sobre nuestros intereses. Y, ahora, la que podría definir sobre nuestro suelo. Es decir, no sólo está en juego el pago a los fondos buitre y cómo se realiza, sino también esta involucrado Vaca Muerta.

En definitiva, estar sujeto al ánimo del juez Thomas Griesa y bajo la órbita de la justicia de la mayor potencia mundial, es la muestra clara de pérdida de soberanía que estamos sufriendo desde hace tiempo. Más allá del alcance concreto de los fondos buitre sobre el suelo argentino, lo que queda claro es que Vaca Muerta es moneda de presión de los fondos especulativos. Y es, además, una triste muestra de que la soberanía es algo que se construye día a día y se la pone en juego siempre: en la disputa contra los miserables fondos buitre y contra los capitales de inversión, como Chevron y compañía.

La escena de lo que está ocurriendo hoy con los fondos buitre, Vaca Muerta y la soberanía nacional se completa con el largo listado de las grandes petroleras extranjeras que hacen fila para desembarcar en la cuenca neuquina en busca de petróleo y gas, como lo está haciendo ahora Chevron. Las grandes petroleras mundiales, como Exxon, Total, Shell, entre otras, vienen con la promesa y garantías de argentina de firmar el mismo tipo de contrato que con Chevron. Y la historia pareciera que se repite en cada contrato.

Estamos en momentos importantes en la disputa contra los fondos buitre y, al mismo tiempo, se está discutiendo la nueva Ley de Hidrocarburos para el país que prepara el Gobierno nacional. Esta nueva ley debería servir para impulsar un fuerte debate sobre el rol de los recursos naturales, la soberanía energética (que ya hemos visto que está íntimamente vinculada con la soberanía nacional) y el destino de Vaca Muerta. Pero, sobre todo, debería servir para comenzar un camino nuevo, un camino que no ubique por una buena vez y para siempre en la verdadera senda de los intereses del pueblo y de la nación.

José Rigane es Secretario Adjunto de la CTA; Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA-CTA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.