lunes, 4 de agosto de 2014

Gaza, una historia de terror interminable con 1.848 muertos

PL

Gaza vive hoy una historia impensada por los mejores guionistas de series de ficción con terror, bombas, sangre, muerte, destrucción y miseria pero todo es real, lo confirma la interminable lista de 1.848 fallecidos.

Una luz en el cielo en la franja es sinónimo de una bomba acercándose a una velocidad que casi no le permite reaccionar a los palestinos.

Los ataques dejan sin sueño a muchos pobladores que además de los daños materiales y humanos, podrían quedar con un trauma psicológico si alguna vez cesan las agresiones.

La agresión de Israel a un centro de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (Unrwa), en el sur de Gaza, conmovió este domingo a la comunidad internacional, con al menos siete muertos y varios heridos.

Otra sede de Unrwa en Yabalia fue bombardeada el 30 de julio pasado y agregó 15 muertos a la difícil situación.

La jornada que concluye en la Franja de Gaza fue estremecedora para el barrio sur de Rafah, fronterizo con Egipto, donde perecieron 30 palestinos, nueve de ellos pertenecientes a una misma familia.

Cuatro cuerpos sin vida más fueron encontrados en el sector este del poblado de Khan Yunis, mientras prosigue la búsqueda de víctimas entre los escombros.

En respuesta a esos ataques las fuerzas de Hamas, Brigadas de Azedím Al Qassam, lanzaron tres cohetes hacia un campamento militar, en el cual dijeron tener 28 bajas de su enemigo, dato pendiente de confirmar por Israel. Al Qassam inició una nueva táctica sobre el terreno con el empleo de ataques personales, razón por la cual un soldado sionista quedó en estado crítico después de ser impactado por francotiradores palestinos.

Horas antes Israel decidió no acudir a las negociaciones pactadas por El Cairo para este fin de semana y aunque en primera instancia anunció un posible repliegue de sus fuerzas sobre el terreno, en la práctica no fue cumplido.

La supuesta retirada podría responder al recambio de los efectivos por las fuerzas de reservistas que suman ya 86.000 alistados, única cifra certificada por Tel Aviv días antes.

Franja adentro, el drama a ratos es indescriptible, y continúa.

Más de un cuarto de la población de Gaza, 520.000 personas, viven desplazadas de sus hogares por temor a los combates, según advirtió el Centro Palestino para los Derechos Humanos.

Los hospitales y demás centros sanitarios superaron toda previsión y los insumos gastables comienzan a escasear.

Las bombas, desde el inicio de la agresión el 8 de julio pasado, alcanzaron a nueve periodistas que daban cobertura en Gaza.

Una ambulancia fue destruida por una bomba el pasado 1 de agosto y en total 17 paramédicos murieron durante el traslado de cuerpos aún con signos vitales hacia los centros de atención de la Media Luna Roja.

Cifras oficiales confirman al final de 27 días de agresiones a Gaza, 1.848 muertos y más de 9.390 heridos, en su mayoría civiles.

Decenas de automóviles, cinco universidades y 120 escuelas incrementan la lista de los daños materiales, que incluye también edificios residenciales, mezquitas y mercados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.