martes, 21 de octubre de 2014

Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (09): Hipocresía mediática de Estados Unidos en la cobertura de la crisis de Ucrania

PROYECTO CENSURADO

Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

La ocupación rusa de Crimea condujo a los grandes medios corporativos y a funcionarios gubernamentales a pedir una respuesta severa de Estados Unidos. El Secretario de Estado John Kerry declamó la intervención rusa como “acto del siglo XIX en el siglo XXI”. Según Robert Parry, de Consortium News, los críticos de Rusia en Estados Unidos parecieron olvidar el historial propio de su país en derrocamientos de gobiernos democráticos, incluyendo la invasión ilegal de Iraq, que Kerry apoyó.

Los medios corporativos tampoco pueden reconocer que Putin ordenó la ocupación de Kiev después que un golpe conducido, por lo menos en parte, por los neo-nazis, en condiciones discutibles menos criminales que la invasión de Estados Unidos de Iraq, que Washington legitimó con acusaciones falsas.

“Si Putin está violando el derecho internacional enviando tropas rusas a Crimea después que un golpe violento, encabezado por las milicias neonazis, expulsara al presidente democráticamente elegido de Ucrania -escribió Parry-, entonces ¿por qué el gobierno de Estados Unidos no ha llevado al Tribunal Penal Internacional a George W. Bush, Dick Cheney y, de hecho, a John Kerry por su invasión a Irak, de lejos más criminal?”

Además, el presidente democráticamente elegido de Ucrania, Viktor Yanukovych, huyó de Kiev para conservar su vida después del golpe y pidió ayuda de Rusia para sofocar a los grupos neonazi en Ucrania, invocando su opresión sobre la población rusa nativa del país. Fue sólo después de esto que Putin pidió permiso al parlamento ruso para desplegar tropas a fin de detener la expansión del control neonazi contra quienes tienen lazos históricos profundos con Rusia.

Sin embargo, mientras los medios corporativos de Estados Unidos minimizan estos detalles, acusan a Rusia de violar el derecho internacional. “La hipocresía predominante del Washington Post, del secretario Kerry y, de hecho, de casi todo funcionario de Washington, es su insistencia de que Estados Unidos realmente promueve principios de democracia o, de hecho, la regla del derecho internacional”, escribió Parry.

“Esto es lo mejor de la ética circunstancial cuando se trata de avanzar los intereses de Estados Unidos en todo el mundo”.

En un informe posterior, Parry escribió que, a pesar de las pruebas en contrario, los responsables políticos de Estados Unidos y los medios corporativos descuidaron intencionalmente divulgar que las milicias neonazis desempeñaron un papel fundamental en el derrocamiento del presidente Viktor Yanukovych, el 22 de febrero de 2014. Parry escribió: “Los medios de Estados Unidos narraron la crisis de Ucrania como “una revolución democrática” que expulsó al presidente Viktor Yanukovych, continuando con un “legítimo” cambio de gobierno. Así, era “propaganda rusa” mencionar el papel dominante desempeñado por las milicias neonazis en el putsch o hacer notar que Yanukovych fue democráticamente elegido y después, ilegalmente depuesto“. [2]

Parry no estuvo solo en la visión de que los medios de información de Estados Unidos exacerban el conflicto con propaganda para difamar a Rusia y a su presidente, Vladimir Putin. Como escribió Stephen Cohen, la cobertura de las condiciones de vida y de la alta tensión por miedo al terror en las Olimpiadas de Sochi fue un bullying cruel al régimen de Putin y a su fuerte brazo en Ucrania. Los medios corporativos de Estados Unidos han pintado a Putin y Rusia como enemigo público número uno, restableciendo de tal modo la retórica y la táctica de la guerra fría. Representan a Putin y Rusia como matones militantes, mientras ese líder y su país intentan preservar el control sobre sus activos estratégicos de petróleo y gas para mantener la esfera de influencia del país.

La cobertura mediática corporativa de Putin y de Ucrania forma parte de un modelo más extenso del prejuicio identificado por Cohen. El analista describió la cobertura de prensa positiva que en los años 90 disfrutó en Estados Unidos el presidente Boris Yeltsin, en un momento en que “los medios estadounidenses adoptaron la narrativa de Washington que casi todo lo hecho por el presidente Boris Yeltsin era ‘una transición del comunismo a la democracia’ y era lo mejor para los intereses de Estados Unidos de América”.

Considerando que los medios de Estados Unidos presentaron a Yeltsin como la prosecución de una política legítima y de intereses nacionales, el foco que ahora utilizan los medios de Estados Unidos para retratar a Putin y Rusia es que el líder y su país no tienen ninguna política legítima, ni interés nacional, incluso en sus propias fronteras, como en Ucrania. “Los medios estadounidenses sobre Rusia hoy son menos objetivos, menos equilibrados, más conformistas y apenas menos ideológicos que cuando cubrieron a la Rusia soviética durante la guerra fría”, escribió Cohen.

Un resurgimiento de la retórica de la guerra fría puede tener mejor sentido contra el telón de fondo de los intereses geopolíticos del petróleo, como analizó Nafeez Ahmed, quien dijo que Ucrania se encuentra entre las dos superpotencias y su lucha en curso por la influencia en el mercado del petróleo euro-asiático. La compañía Gazprom de Rusia controla ya en lo grueso un quinto del suministro de petróleo del mundo. En 2013, Ucrania firmó un contrato por 10.000 millones de dólares con la corporación petrolera estadounidense Chevron para extraer gas de esquisto ["gas pizarra" que se extrae por fracking] con la esperanza de terminar con su dependencia del gas ruso en 2020.

El profesor R. Craig Nation, director de Estudios Rusos y Eurasiáticos de la Universidad de la Guerra del Ejército de Estados Unidos [US Army War College], aseveró en un informe reproducido por una publicación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN): “Ucrania está crecientemente percibida por estar situada críticamente en la batalla emergente para dominar los corredores de transporte de energía que vincularían con los mercados europeos al petróleo y las reservas de gas natural de la cuenca del Caspio”.

Desde entonces, la administración Obama ha gastado más de 5 mil millones de dólares para “asegurar una Ucrania segura, próspera y democrática”. Ahmed concluyó: “Para quienes están ponderando si hacemos frente a la perspectiva de una nueva guerra fría, una pregunta mejor puede ser: ¿alguna vez, la guerra fría terminó realmente?

Fuentes:
- Robert Perry, “America’s Staggering Hypocrisy,” Consortium News, March 4, 2014, http://consortiumnews.com/2014/03/04/americas-staggering-hypocrisy.
- Stephen F. Cohen, “Distorting Russia: How the American Media Misrepresent Putin, Sochi and Ukraine,” Nation, March 3, 2014, http://www.thenation.com/article/178344/distorting-russia.
- Nafeez Ahmed, “Ukraine Crisis is about Great Power Oil, Gas Pipeline Rivalry,” Guardian, March 6, 2014, http://www.theguardian.com/environment/earth-insight/2014/mar/06/ukraine-crisis-great-power-oil-gas-rivals-pipelines.

Estudiante investigador:
- Bryan Brennan (Diablo Valley College)

Evaluador académico:
- Mickey Huff (Diablo Valley College)

1] Noam Chomsky ha escrito sobre la ocupación estadounidense de Guantánamo en Cuba como otro caso de la contradicción entre la postura de Estados Unidos hacia Rusia y su propia falta de respeto por la soberanía nacional. Véase a Chomsky, “La política de líneas rojas,” en estas épocas”, 1 de mayo de 2014, http://inthesetimes.com/article/16631/russia_ukraine_noam_chomsky.

2] Robert Parry, “Los incómodos neonazis de Ucrania”, Consortium News, 30 de marzo de 2014,
http://consortiumnews.com/2014/03/30/ukraines-inconvenient-neo-nazis.

Ver también:
- Hoy se publican las 25 noticias más censuradas en 2013-2014
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (02): Los gobiernos que más se benefician con ayuda de Estados Unidos practican la tortura
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (03): La gran prensa ignoró denuncia de WikiLeaks sobre el Tratado Trans-Pacífico (TTP)
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (04): Corporaciones proveedoras de Internet amenazan su neutralidad
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (05): Banqueros de Wall Street tienen apoyo pese a sus crímenes mayores
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (06): Estado profundo. “Gobierno sin referencias al consentimiento del gobernado”
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (07): FBI ignoró planes contra líderes Occupy mientras la NSA y el gran capital daban golpes a los disidentes
- Las 25 noticias más censuradas 2013-2014 (08): Grandes medios ignoran conexión entre clima extremo y calentamiento global

Proyecto Censurado, Project Censored, Censored, Ernesto Carmona, Universidad Sonoma State, Sonoma State University, Peter Phillips, Estados Unidos, Censura, Medios de Comunicación

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.