viernes, 2 de enero de 2015

"La Lógica Cromañón es el funcionamiento perverso del Estado y los empresarios"

ANRED

La Articulación de grupos de Familiares, sobrevivientes y amigos de las víctimas de Cromañón, junto a diversas organizaciones sociales y políticas, realizaron ayer una jornada en Plaza de Mayo en reclamo de justicia a 10 años del incendio del boliche de Once. Hubo una radio abierta, charlas-debate, intervenciones artísticas, muestra de fotografías, música y murga en vivo, y la lectura del documento consensuado por los familiares. Luego se realizó la tradicional marcha hasta el santuario ubicado en Plaza Miserere, donde se realizaron proyecciones, se leyeron los nombres de las 194 víctimas y se realizó una suelta de globos en homenaje. Compartimos el documento leído en Plaza de Mayo e imágenes de la jornada.

Difundimos el documento consensuado y leído ayer en Plaza de Mayo por la Articulación de grupos de Familiares, sobrevivientes y amigos de las víctimas de Cromañón:

Documento a 10 años una década de Lucha, Dolores y Ausencias

Hace 10 años, un principio de incendio con humo tóxico en el boliche de Rafael Levy y Chabán, controlado por Aníbal Ibarra y sus funcionarios provocó casi 200 muertes, cientos de heridos, más miles de sobrevivientes, un millón seiscientas mil personas afectadas vinculadas a una víctima y un país herido para siempre de muerte joven evitable.

Por esto, hablar de Cromañón es hablar de injusticia. La primera y más grande injusticia es la muerte antinatural y evitable de jóvenes , como se produjo el 30 de diciembre. Y no sólo muertes físicas, también muertes simbólicas de vidas que continúan pero de diferente manera, ya que nunca volvimos a ser los mismos. Y de esa masacre se desprendieron un gran número de injusticias con diferentes niveles o grados, pero injusticias tras injusticias:

* casas vacías, vidas robadas, y la eterna necesidad del ausente.
* padres que han muerto de dolor por no resistir tanta impunidad.
* suicidio de sobrevivientes por la ausencia de acompañamiento integral del estado.
* tardanza en el dictado de sentencias, cambios de carátulas, condenas insuficientes, libertades precarias que de manera perversa agravaron el dolor.
* cobardía y complicidad de quienes toleran a Ibarra e incluso lo acompañan políticamente.
* la permanente repetición de cromañones a lo largo y ancho del país.
* y la falta de castigo a los responsables como Aníbal Ibarra.

Ni bien ocurrida la masacre denunciamos que Cromañón no fue un accidente porque existían responsables y se podría haber evitado. Señalamos inmediatamente a Aníbal Ibarracomo su principal responsable político, porque su estructura partidaria se financiaba con dinero que salía de la corrupción. A fuerza de lucha, movilizaciones multitudinarias, actos en la calle, lágrimas, huelgas de hambre, presión moral a los legisladores que querían hacer la vista gorda, y el acompañamiento de parte de la sociedad y organizaciones sociales, logramos el Juicio Político y su destitución. Este hecho sentó precedente y llevó a otros procesos de destitución de intendentes en otros municipios. Fue una gran victoria que se vio opacada por no lograr su inhabilitación para ejercer cargos políticos. Agravado con que a pesar de existir tantísimas pruebas que lo incriminaban, como alertas permanentes durante todo el 2004 de la prensa, otros poderes del Estado y ciudadanos sobre la situación de los boliches, o su decisión política de desarticular el área de inspecciones a fines de 2003, fue impunemente sobreseído en la causa penal, sin ser siquiera citado a declarar. Esto lo dejó apto para volver a candidatearse al mismo cargo del que fue destituido.

Le informamos a los ciudadanos que estén pensando en votar a Ibarra que su plataforma son 194 muertos, y su proyecto político, no tenemos duda, es más corrupción, son más negociados, es más negligencia y sobre todo muerte joven evitable.

Pero los Cromañón no pasan solamente porque existen políticos corruptos. Se necesitan empresarios como Rafael Levy, el dueño de Cromañón, personaje siniestro que se ha escondido en empresas off shore, ha lavado millones de dólares, esclavizado trabajadores en talleres textiles clandestinos, y actualmente sostiene un prostíbulo a la vuelta de Cromañón con la complicidad de la Agencia Gubernamental de Control de Mauricio Macri!

Su condena a cuatro años y medio es importante, pero no es suficiente!

Estamos de acuerdo en que la música no mata. Desde un principio cantamos "ni la bengala ni el rocanrol, a nuestros pibes los mató la corrupción". Por eso decimos: la corrupción sí mata. Los músicos, políticos y empresarios corruptos, matan. Si bien actualmente la banda Callejeros está dispersa, los músicos excarcelados siguen lucrando con la fama obtenida después de la masacre, sin haber asumido nunca su responsabilidad. Los que viven de la fama letal de la banda como Palazzo y otros, son impulsores de todo un "merchandising"; que les hace ganar muchísimo dinero. No nos olvidamos que cobardemente acusaron al que tiró la bengala de haber generado Cromañón. Si sus intereses hubieran sido contrarios a sólo ganar mucha plata y triunfar en el mundo de la fama, se hubieran ocupado de reunirse con otros músicos para denunciar el estado de los boliches en los que tenían que tocar. Pero Callejeros no lo hizo antes ni lo hizo después, porque sus objetivos eran egoístas, individualistas.

No nos pone contento la muerte de Chabán. Estando él muerto, advertimos a la sociedad que no se olviden quién fue y qué hizo, de su ambición de poder y de dinero, y de su culto al incumplimiento de las normas. Y peor aún, parece que muerto lo recordamos como un promotor de la cultura. Él murió cuidado junto a su familia y con atención médica, no como nuestros pibes que fueron amontonados y abandonados en rincones oscuros.

A fuerza de lucha hemos logrado algunas cosas en estos diez años. Pusimos en marcha el mecanismo constitucional que permite crear una Comisión Investigadora para realizar un Juicio Político a un funcionario (paradójicamente, votado en su oportunidad por el concejal Ibarra); logramos su destitución; logramos un Juicio Penal iniciado a pocos años de la masacre, que dio lugar a que se reactiven otras causas impunes; mandamos a la cárcel a funcionarios políticos (aunque ahora hayan sido temporalmente excarcelados, en una nueva demostración de protección del poder a los funcionarios); también enviamos a la cárcel al empresario mafioso dueño de Cromañón; y somos padres y jóvenes que continuamos luchando después de diez años. Eso es una gran conquista!

Son pequeñas reivindicaciones a fuerza de lucha, pero de tipo paliativas. La verdadera conquista vendrá junto con la erradicación de la Lógica Cromañón que genera nuevos crímenes sociales evitables. En esta década de dolor también tuvimos que soportar los intentos del poder político, del poder mediático y del poder económico de desprestigiar la lucha del Movimiento Cromañón. A pesar de que no todos pensamos lo mismo, sí entendemos que en la lucha por castigo a los responsables tenemos que estar juntos. Estos poderes crearon mitos para responsabilizar a las víctimas de lo ocurrido, para permitir que los empresarios sigan lucrando con el negocio de la ilegalidad y para proteger a los principales responsables de la masacre, como lo hizo siempre el Kirchnerismo.

En esta década de lucha hemos batallado contra estas grandes mentiras creadas, como por ejemplo que en el baño del boliche había una guardería. Nos hemos cansado de repetir que nunca existió tal guardería, que los pocos niños que fallecieron eran en su mayoría los hijos de los empleados de República de Cromañón, y que esa noche (la última laborable del año) fueron con sus familiares. Estos poderes también acusaron a los padres de no haber cuidado a sus hijos. Sin embargo, más del 80 % de los jóvenes fallecidos eran mayores de edad, y los chicos de 15 a 18 años estaban dentro del horario permitido a menores (de 16 a 24 horas).

Como si esto fuera poco, muchos sobrevivientes han sido ninguneados, demonizados o estigmatizados por haber estado en Cromañón. Parte de la sociedad los señala como drogadictos, vagos, irresponsables, descerebrados, lo que se ha traducido en dificultades concretas para conseguir empleo, para acceder a los servicios de salud, a un cuidado integral y a la posibilidad de recomponer los proyectos de vida. Y encima, fueron estos mismos pibes los que entraron como héroes anónimos una y otra vez a sacar a los chicos atrapados. El 40% de los fallecidos perecieron intentando salvar a otros. ¿Por qué? Porque el Estado, en la emergencia, también nos abandonó. Y, ¿adivinen qué? En estos diez años donde familiares y sobrevivientes necesitamos atención integral, el Estado Local y Nacional también nos abandonó.

Otro modo de desprestigiar nuestra lucha fue querer asociarnos con el macrismo durante el Juicio Político a Aníbal Ibarra, operación digitada por el gobierno Nacional, Aníbal y Alberto Fernández y Juanjo Álvarez. Se nos acusó de macristas cuando nosotros siempre luchamos contra la lógica Cromañon sea el gobierno que sea. Como muestra de lo contrario, denunciamos que existen más de cien narcoprostíbulos identificados en la Ciudad durante este año! ¿Por qué la AGC ni fue a inspeccionarlos? Porque ese negocio de ilegalidad y corrupción también sostiene a este gobierno. Sin embargo, somos los familiares y sobrevivientes los que cargamos con nuestros dolores, con nuestros gritos y nuestras ausencias, como las están cargando los familiares reciente incendio en el conventillo de La Boca, el derrumbre del boliche Beara o el incendio de Iron Mountain en Barracas.

Denunciamos también que la Agencia Gubernamental de Control fue implacable para clausurar y cerrar tantísimos centros culturales independientes y autogestivos, sostenidos con participación y compromiso juvenil, ya que utilizando la excusa Cromañón, el gobierno no ha asumido su verdadera responsabilidad: ofrecer el apoyo necesario para que existan dichos espacios en las condiciones que debe ser. La persecución del macrismo a los espacios culturales se da en el marco de una política que busca transformar la cultura porteña en un circuito exclusivo para unos pocos. Así, la refuerza a la lógica.

En esta década de pérdidas hemos denunciado sistemáticamente que no existen Levys sin Ibarras, ni Ciriglianos sin Kirschners, como en la Tragedia de Once.

Eso es la Lógica Cromañón: el funcionamiento perverso del Estado y los empresarios que enceguecidos por buscar acumular poder político o maximizar ganancias económicas toman decisiones que ponen en peligro la vida del pueblo. Y que se agrava cuando mediante corrupción se violan las normas para asegurar ganancias ilegales para empresarios y funcionarios del estado, sean éstos policías, bomberos, inspectores o funcionarios políticos. La vimos en Kheyvis, en Cromañón, en Beara, pero también en la tragedia de Once, en las Inundaciones de Santa Fe y La Plata, en los casos de asesinato por gatillo fácil, y en los 25 pibes que mueren de hambre o enfermedades evitables por día, en nuestro país. Advertimos al pueblo que la Lógica Cromañón se alimenta de impunidad, y que siempre la muerte es de trabajadores o sus hijos!

Por eso si no queremos que mueran nuestros hijos o amigos en un incendio por salir a bailar, en un choque por ir al trabajo en tren o en una inundación en su casa por un temporal, hay que salir a luchar!

Si bien se habla de la década de los Derechos Humanos, queremos dejar en claro que el Gobierno Nacional siempre negó que Cromañón también les pasó a ellos. Y tenemos la seguridad de que el Kirchnerismo integrará en sus listas a Aníbal Ibarra para el 2015, como lo hizo durante todos estos años. Pero no nos extraña, porque siempre han ninguneado la lucha del Movimiento Cromañón. Agravado con la brutalidad en las palabras de la Sra. De Carlotto tras la represión y asesinato de decenas de personas en Tucumán a principios de diciembre del 2013. Expresó que "hay que investigar bien la muerte de esas personas, quiénes son los que las provocaron, por qué murieron, en dónde y quiénes. Eso está por verse". Su advertencia sobre por qué murieron se asemeja al "algo habrán hecho" de los dictadores genocidas. Nos duele que aparezca en la boca de quienes pelearon contra esa misma difamación que convertía a las víctimas en victimarios. Nos preocupa profundamente. A tragarse el sapo Milani, la ley antiterrorista y el Plan X.
Pertenecer tiene sus privilegios

Es necesario entender integralmente los Derechos Humanos, pues no sólo fueron violados durante la última dictadura cívico-militar, sino también existen repetidas y sistemáticas violaciones a los mismos en Democracia. En Argentina República Cromañón suceden "Cromañones" permanentemente en tanto formas de violar los Derechos Humanos. Por esto es necesario solidarizarnos y fortalecer la unidad con otras víctimas de impunidad para hacer más fuerte la lucha por justicia, porque las razones que generan nuevas pancartas con nuevos rostros son las mismas y todas conducen a la responsabilidad del Estado y de empresarios. Por esto, destacamos la constitución del Encuentro de Lucha por los Derechos Humanos, integrado por víctimas de impunidad y desaparecidos en democracia. Y somos conscientes que todo esto debe caminar hacia la construcción de espacios internacionales donde las víctimas de impunidad sean tristes protagonistas de estas luchas. Desde estos espacios llamamos a tener en cuenta a nuestros muertos y desaparecidos en democracia y se convoca a otros casos a acercarse para luchar unidos por los Derechos Humanos para todos.

En esta década de lucha hemos sido acompañados por colectivos y organizaciones sociales que se han solidarizado con nuestra búsqueda de justicia.

En ese sentido, abrazamos la lucha de todas las víctimas de impunidad. Su lucha es nuestra lucha!

Queremos reivindicar y destacar la importancia de que existan trabajadores que luchan por mejores condiciones de trabajo! Y denunciar que la respuesta del estado local y nacional a dichas luchas viene siendo sistemáticamente la represión!

Repudiamos el sobreseimiento a los funcionarios macristas responsables del derrumbe en Beara!

Queremos también enviar nuestra solidaridad a los familiares de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, México. Porque vivos los llevaron, vivos los queremos!

Como siempre hemos luchado por la juventud, por su derecho a la vida y a la diversión, como Movimiento estamos convencidos que los jóvenes no son peligrosos, sino que está en peligro. En este sentido llamamos a toda la juventud a comprometerse con la transformación de la realidad, a luchar por la erradicación de cualquier forma de injusticia y a exigirle al estado que garantice todos los derechos humanos, los de ayer y de hoy.

Denunciamos que en nuestra Argentina República de Cromañón, las condiciones están dadas para que sigan pasando este tipo de crímenes!

A 10 años los familiares, sobrevivientes y amigos de las víctimas, seguimos exigiendo

JN usticia, memoria, cárcel efectiva a todos y cada uno de los culpables de tanta muerte joven y evitable!

No queremos prebendas, sino justicia. y justicia es todos los responsables presos y que nunca más suceda otro Cromañón!

Basta de impunidad!

Basta de muerte joven evitable!

No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos!

Seguiremos luchando por los por los que no están, por los que sí están y por los que vendrán!

Los pibes de cromañón! presentes! ahora y siempre!
Los padres fallecidos en lucha ! presentes, ahora y siempre!
Los sobrevivientes que se suicidaron! presentes! ahora y siempre!
Los sobrevivientes enlucha! presentes! ahora y siempre!
Justicia!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.