jueves, 8 de enero de 2015

Sobre la "libertad de expresión" y otros "valores democráticos occidentales"

Olmedo Beluche (especial para ARGENPRESS.info)

Digámoslo de salida, para que no haya lugar a dudas y falsos cuestionamientos: condeno la masacre cometida por un grupo extremista islámico contra la revista francesa "Chalie Hebdo". Pero también considero reprobable las mofas sistemáticas contra el islamismo que hacía la revista bajo la falsa excusa de "libertad de expresión", que en realidad era una forma embozada de racismo.

¿Qué opinaría el lector de una revista que se publique en Madrid, España, por unos muy castizos editores que sistemáticamente hiciera mofa de los "indios" de América, de su cultura, sus creencias y su "Pacha Mama"? ¿Qué opinaría el lector o lectora de una revista que se edite en Nueva York, Estados Unidos de América, por blancos anglosajones y que permanentemente haga burlas sobre los negros africanos, sus costumbres y creencias, como la religión Yoruba, por ejemplo?

¿Qué diría usted de una revista que se publique en Londres, Inglaterra, por unos blancos anglicanos que caricaturizaran constantemente a Buda y los budistas como gente bárbara y estúpida? ¿Tendría la misma impresión que si un grupo de supuestos ateos mexicanos deciden hacer caricaturas cada semana sobre la "Virgen de Guadalupe" y traten de ignorantes a sus seguidores?

Si el lector o lectora no es un cínico, seguro que ante cada pregunta de las planteadas respondería que la actitud de los editores de tales publicaciones es condenable y que la falta de respeto hacia diversos grupos étnicos, sus costumbre y creencias no debe ser tolerada bajo la excusa de una supuesta "libertad de expresión", porque en realidad el contenido de ese tipo de mensajes es la transmisión de prejuicios racistas más o menos abiertos o enmascarados.

Estimado lector o lectora, haga un esfuerzo imaginario de ponerse en los zapatos ajenos (ejercicio mental que cuesta mucho a la mayoría de las personas), en este caso de un musulmán o musulmana, ¿qué impresión tendría usted de las frecuentes burlas al profeta Mahoma por parte de la revista "Chalie Hebdo"? ¿No las consideraría una falta de respeto?

Nadie está obligado a creer en la "virginidad de María", pero lo que no hay duda es que siendo esa creencia uno de los pilares del catolicismo, si un grupo de personas se dedica a burlarse de ella, tendrán razón los católicos de sentirse ofendidos. Así mismo, la consideración musulmana de que el profeta no debe ser representado por la figura humana, menos por una caricatura burlesca, podemos considerarla un mito equivocado, pero hacer sistemáticamente chanzas con el asunto se convierte en falta de respeto hacia la comunidad musulmana.

Dicho lo anterior, hay que agregar que lo peor del atentado cometido contra esa revista y sus editores es que no ayuda a la causa de liberación de muchos pueblos de mayoría islámica en el mundo, ni para combatir los prejuicios racistas que instigan a amplios sectores de la sociedad francesa y europea. En vez del terrorismo, el racismo debe ser combatido con la acción de masas, como se ha estado respondiendo en Alemania a la ultraderecha xenófoba por estos días.

¿Eran las caricaturas de la revista "Chalie Hebdo" una burla inocente, una forma impoluta de reflexión ciudadana? ¿O esas caricaturas son parte de un andamiaje ideológico para justificar las agresiones imperialistas del gobierno francés y la Unión Europea y la OTAN contra países de mayoría musulmana? ¿Esos chistecitos no fomentaban los prejuicios del ciudadano francés para que vote a favor de políticos que luego mandan aviones y misiles a matar gente en Medio Oriente o África, en defensa de los "valores occidentales", pero los valores de las Bolsas de Valores y sus empresas?

El problema de acciones terroristas como la de ayer es que alienta a que se den golpes de pecho, y apelen a los "valores" "democráticos" "civilizados" y "laicos" de "occidente", grandísimos criminales y asesinos como Obama, Hollande, Merkel y demás gobernantes de las potencias del norte. Y, lo que es peor, que haya gente que les crea, entre ellos, muchos de "izquierda" bien intencionada.

En vez de una docena de personas, esos asesinos de saco y corbata, que gobiernan la Unión Europea y Estados Unidos, que cínicamente se disfrazan de "demócratas occidentales", han matado y siguen matando cientos de miles de personas, ancianas, mujeres, niños en Irak, Afganistán, Libia, Siria, Ucrania, para sólo mencionar situaciones actuales. Irónicamente, esos países que las "democracias occidentales" han ayudado a sumergir en la barbarie de la guerra eran los que más habían avanzado en el laicismo y la igualdad de género, mientras que los mejores aliados de "occidente" son las peores dictaduras dinásticas como Arabia Saudita, Catar y el estado racista de Israel.

Los valores democráticos tienen su sentido real cuando son instrumento de los oprimidos para luchar por su liberación a favor de una sociedad humana con verdadera igualdad, libertad y respeto para todos. Pero cuando la apelación a esos valores se usa como un instrumento de la dominación de unas naciones sobre otras, de unas culturas sobre otras, de unas clases sobre otras, se han vaciado del contenido progresivo para ser un arma a favor de la injusticia y la explotación.

Sí, defendamos el laicismo, la libertad de expresión, el derecho al disenso y la crítica, a opinar diferente, a protestar, a la organización sindical y política y demás valores que hoy por hoy son Derechos Humanos.

Pero no me pidan que vaya de la mano de los Obama, Hollande, Merkel, Rajoy y demás criminales, porque ellos son la negación práctica de la democracia, aunque todos los días hagan gárgaras con esa palabra. Ellos han prostituido esos valores convirtiéndolos en lo contrario a los ojos de millones víctimas del imperialismo capitalista en el mundo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.