jueves, 5 de febrero de 2015

Alperovich y el Acuerdo Cívico encubren a los ingenios y a La Alumbrera

Daniel Blanco (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

Crisis ambiental de la Cuenca Salí-Dulce

En los últimos años, cobró notoriedad la crisis ambiental en la cuenca del Salí-Dulce, provocada por varios ingenios que vuelcan sus desechos industriales, especialmente la vinaza, sobre su cauce. De la misma manera proceden varias citrícolas. Incluso todo el sistema de deshechos cloacales de la capital tucumana y sus alrededores son volcados sin tratamiento en la cuenca. En los últimos años, también se sumó la denuncia (comprobada por los propios peritos de la Gendarmería) contra La Alumbrera, la que vuelca líquidos de desecho de su planta de secado de Ranchillo, donde está la terminal del mineraloducto, que contienen metales pesados. El resultado de toda esta contaminación afecta a toda la cuenca, a la salud de las poblaciones ribereñas de la capital tucumana y de diversas barriadas de la Banda del Río Salí y de otros pueblos más del departamento de Cruz Alta, lo cual explica la mortandad periódica y sistemática de peces.

La crisis ambiental de la cuenta del Salí-Dulce, una suerte de Riachuelo del NOA, provocó en la era K distintas iniciativas, como cuando estaba en el gabinete Romina Picolotti, que promovió un plan de subsidios para reconvertir a las industrias y hacerlas sustentables ambientalmente, un plan que terminó en grandes negociados y denuncias que provocaron la renuncia y procesamiento de la funcionaria K.

A lo largo del tiempo, sólo hubo promesas y algún cambio cosmético en la situación, pero por medio de "canales clandestinos", descubiertos por los vecinos se han seguido volcando los desechos industriales.

Esta situación ha dado lugar a numerosas denuncias y acciones de organizaciones ambientalistas en los últimos años.

Las denuncias fueron desoídas por el gobierno de José Alperovich. Significativamente, encontraron eco en la Justicia santiagueña, posiblemente porque este proceso de contaminación afecta directamente a importantes empresarios ligados al turismo y la construcción que tienen fuertes inversiones en Termas de Río Hondo. La Justicia Federal de Santiago ha procesado por contaminación, entre otros, a unos de los principales empresarios azucareros tucumanos, Rocchia Ferro, dueño de la compañía Los Balcanes, titular del ingenio La Florida y del ingenio Cruz Alta. También es inminente la elevación de la causa a juicio oral, lo cual podría significar condenas de tres a diez años de cárcel.

En Tucumán, Rocchia Ferro es uno de los empresarios mimados por el gobierno de Alperovich. La esposa de Ferro, Catalina Lonac, ha aparecido promocionada como posible acompañante de unos los candidatos a gobernador de la interna alperovichista, el actual secretario de Obras Públicas de la Nación, José Francisco López.

A su vez, desde el "opositor" Acuerdo Cívico liderado por José Cano, también han hecho oído sordo a todas estas denuncias. Es que en el Acuerdo Cívico confluyen diversos sectores políticos con estrechos vínculos con empresarios azucareros, citrícolas e incluso con La Alumbrera.

La defensa del medio ambiente no se puede limitar sólo a reclamar una acción judicial penal contra los responsables de la contaminación. Para que efectivamente se erradique la acción contaminante, es necesaria una lucha que debe apuntar a imponer el control obrero de la producción y la expropiación de las empresas contaminantes. En este sentido, es necesaria una lucha contra los grandes contaminadores, sus gobiernos y partidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.