jueves, 26 de febrero de 2015

Puerto Rico: El gobierno espera por el cartero

Jesús Dávila (NCM, especial para ARGENPRESS.info)

Puerto Rico espera por invitación de Panamá para participar en la Cumbre de las Américas, que se reunirá el próximo mes de abril, pero el portavoz del Palacio de Santa Catalina que confirmó la información advirtió que desconoce si la carta ha llegado.

De igual forma, se espera por una determinación final sobre si Puerto Rico será eximido de participar en la parte de la maniobra militar de marzo en la que, según el escenario preparado para la práctica, se daría una situación de interrupción de la continuidad gubernamental que tendría que ser atendida por las fuerzas militares.

Se trata de dos asuntos muy delicados que se están manejando con la mayor discreción posible, mientras a Puerto Rico se le siguen cerrando aceleradamente las salidas a la crisis interna y toma fuerza el repudio de América Latina a que Estados Unidos siga manteniendo esta pequeña nación isleña sujeta a una condición colonial, justo en la entrada estratégica del noreste del Caribe. Esa circunstancia doble -que de por sí hace más agónica la espera por el cartero- se produce además en el marco de la intensificación de intercambios diplomáticos y cambios que impactan distintos puntos de la región.

Según explicó el portavoz, el gobierno puertorriqueño está listo para aceptar la invitación del Gobierno de Panamá, que permitiría una presencia individual formal en el cónclave hemisférico. De otra forma, asistir dependería de formar parte de la delegación de Estados Unidos, lo que acentuaría el sometimiento político, que está precisamente objetado por las naciones latinoamericanas.

Un intento documentado para que el Partido Independentista Puertorriqueño renunciara a su reclamo de la independencia con miras a hacer frente común con el Gobierno de Puerto Rico en la cumbre hemisférica ni siquiera ha tenido contestación y parece que continúan los preparativos para que el presidente de esa formación política, Rubén Berríos, asista a la Cumbre como parte de la delegación de Nicaragua con el rango de asesor de asuntos internacionales y descolonización.

Un enfrentamiento entre Panamá y Nicaragua sobre el caso de Puerto Rico podría tener alguna utilidad en el marco diplomático para Estados Unidos, que ha estado tratando de obstaculizar el desarrollo del Gran Canal, cuya construcción ha comenzado. Ese canal de Nicaragua, al combinarse con el ensanche del de Panamá, duplicaría la capacidad de Latinoamérica para atender el tráfico de barcos de carga entre el Pacífico y el Atlántico, además de servir de escenario para el incremento de la presencia de la flota de Rusia y de las inversiones de China.

En contraste, ya comienza a parecer una respuesta de siglos pasados el que Estados Unidos insista en mantener una colonia económicamente destartalada vigilando los estratégicos pasos de La Mona y Anegada, que cruzan el noreste del archipiélago de las Antillas.

Precisamente a corta distancia del otro lado del paso de Anegada la diplomacia de Venezuela logró este mes la formalización de un acuerdo con Antigua y Barbuda para la financiación de las instalaciones para distribución de petróleo, proyecto en cuya ampliación también se espera que participe China. Ese acuerdo se combina con el otro, formalizado también este mes, entre Venezuela y Trinidad-Tobago para explotar en conjunto yacimientos de hidrocarburos en la zona fronteriza entre ambas naciones.

El acuerdo, que constituye la primera vez que se logra algo así en la historia del hemisferio, fue firmado durante la visita a Port of Spain del presiente Nicolás Maduro, que fue recibido por la famosa Caribbean Airlines Invaders Steel Orchestra, con la que tuvo la oportunidad de mostrar sus dotes de percusionista.

En las cercanías del paso de Anegada también hubo fiesta, pero de otro tipo.

En San Cristóbal y Nieves, la coalición Team Unity logró el poder en las elecciones de este mes, luego de una campaña en la que denunció con éxito el impuesto sobre el valor añadido de 17 por ciento, la entrega del patrimonio para pagar la creciente deuda y abusos del programa del gobierno para atraer ciudadanos a base de que llevaran inversiones a las islas, entre otras cosas. El nuevo gobierno ha prometido mejorar las relaciones con Estados Unidos y Canadá, pero no ha dicho que vaya a retirarse del ALBA y Petrocaribe.

En Puerto Rico, los temas del IVA de 16 por ciento y el manejo de la deuda son volátiles también. En lo que toca a la llegada de magnates extranjeros a establecerse con privilegios tributarios, el secretario para desarrollo económico, Alberto Bacó, informó que ya suman 530, lo que equivale a más del nueve por ciento de toda la clase alta empresarial.

En ese ambiente turbulento, en el que se anticipan múltiples protestas callejeras, es que se llevará a cabo del 15 al 21 de marzo la Operación Respuesta Borinqueña, en la que tomarán parte unos 1.300 soldados de las Fuerzas de Respuesta de las guardias nacionales de West Virginia, Nebraska, Washington, Tennessee y Puerto Rico, junto a funcionarios civiles, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Seguridad de la Patria de Estados Unidos, entre otras. El escenario del evento catastrófico es un terremoto y un tsunami, imaginarios por supuesto, de tal magnitud que afecta instalaciones estratégicas y la continuidad y operaciones del Gobierno.

Esa última parte es la que ha enfrentado objeción en niveles técnicos del gobierno puertorriqueño. De la misma forma, ha llamado la atención en el ambiente diplomático y una fuente expresó el temor de que se pueda estar ensayando otra intervención militar estadounidense en la región.

Ese tipo de preocupación diplomática cobra mayor relevancia luego de que en Holanda se denunciara este mes que en la isla de Curacao robaron archivos de los servicios secretos del territorio en los que también había documentos de la inteligencia holandesa y de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos.

De hecho, en estos días fueron arrestados en Venezuela varios militares y un funcionario a los que se acusó de un complot para una intentona golpista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.