viernes, 20 de marzo de 2015

Eurolat: Latinoamérica plantó banderas por Venezuela

Osvaldo Rodriguez Martinez (PL)

En un desencuentro sin precedentes terminó la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (Eurolat) que sesionó aquí, cuando el bloque de diputados latinoamericanos y caribeños frustró las intenciones de actuar contra Venezuela.

Tal hecho se produjo semanas antes de la Cumbre de las Américas, a celebrarse en Panamá, en la cual los enfoques sobre la situación en ese país podrían polarizar la región, según se interpreta en declaraciones de políticos panameños y de otros países.

Ramón Jáuregui, quien encabezó la delegación parlamentaria del denominado Viejo Continente, en un unitario documento, aseguró expresar la posición mayoritaria de su grupo sobre Venezuela, Cuba, Colombia y el reciente atentado en Túnez.

El eurodiputado por el Partido Socialista Obrero Español en declaraciones a periodistas reconoció que el enfoque sobre la situación venezolana suscitó "una opinión diferente en la delegación europea y la latinoamericana", lo que hizo imposible elaborar una resolución común.

Ante maniobras por imponer criterios antivenezolanos, diputados latinoamericanos de izquierda lograron frustrar el intento de incluir señalamientos críticos al Gobierno del presidente Nicolás Maduro en la resolución final de Eurolat.

En contraposición, estos parlamentarios emitieron una declaración en solidaridad con Venezuela, en la cual rechazaron "de la manera más categórica" el decreto ejecutivo del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que considera a Venezuela una amenaza para su seguridad.

El documento califica la decisión de Obama de "agresión política contra todos los pueblos de América Latina y el Caribe, que tiene como valor fundamental ser una región de paz y de democracia."

Con evidente arrogancia y en revancha política, según opiniones de analistas, el documento circulado la víspera por los diputados europeos expresa su "profunda preocupación ante el desarrollo de los acontecimientos que han tenido lugar en la República Bolivariana de Venezuela en los últimos meses".

Además, hace un llamamiento al "pleno respeto de la libertad de expresión y del derecho a participar en manifestaciones pacíficas conforme a lo estipulado en la Constitución venezolana", poniendo en dudas la correcta actuación de las autoridades, tal como difunde la agresión mediática que distorsiona los hechos.

Como colofón sobre el tema, Jáuregui llama a un "verdadero diálogo nacional" y se erige en autoridad de Justicia, al afirmar en su documento que "estima indispensable para realizar dicho diálogo interno, la liberación de todos los presos políticos arbitrariamente encarcelados".

En un intento por balancear la opinión, el documento condena el reciente atentado en Túnez y reclamó colaboración de los gobiernos para combatir el terrorismo.

También expresa satisfacción por los avances en las negociaciones de paz entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Sobre Cuba recomendó a los países miembros de la Unión Europea (UE) y a las instituciones comunitarias, "que continúen la negociación del Acuerdo bilateral de Diálogo Político y Cooperación entre Cuba y la UE".

Y sin entrar en precisiones, al respecto expuso que corresponde dedicar "particular atención a la participación de la sociedad civil y a la inclusión de las cláusulas habituales en esta clase de acuerdos".

También dictó normas de cómo se debe actuar en la isla caribeña, al afirmar que espera del futuro acuerdo una mejoría en las condiciones de vida de las personas, y exhortó a trabajar en la promoción de los "valores de democracia y derechos humanos, incluidas la libertad de expresión, de asociación y de reunión".

Aunque para actuar en concordancia con el mundo, pero en cuidadosos términos, Jáuregui solicita el levantamiento del embargo (bloqueo) norteamericano contra Cuba y las leyes de efecto extraterritorial.

En el 2010, el entonces canciller español Miguel Angel Moratinos pidió que la alianza estratégica entre la UE y los países iberoamericanos y caribeños, que se gestaba desde 2006, fuese abordada "sin paternalismos ni arrogancias", para conseguir un futuro "más próspero" entre todos.

Sus palabras cayeron al vacío.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.